miércoles, 15 de abril de 2020

Apostarle a perder


¡Es decepcionante! Colombia en plena crisis por el COVID-19, tiene a cierto sector de la sociedad, muy atado al lado izquierdo, a algunos de la derecha y a uno que otro periodista, apostándole a que se pierda.

Es muy claro que todos, ahí no existe distinción, queremos que el virus contagie y mate a la menor cantidad de gente posible. Ese deseo general, y normal si se tiene un mínimo de humanidad, contrasta con la expectativa de que las medidas adoptadas por el gobierno fracasen.

Y es que se hace más fácil apostarle a perder. Conocemos los números de todas las encuestas que ubican al Presidente Duque casi en rojo y hay múltiples explicaciones, subjetivas claro está, para esas cifras: falta de experiencia, la elección de un gabinete muy técnico y cortarle el chorro de “mermelada” a los congresistas. Por otro lado, la estrategia de desestabilización puesta en marcha por Petro es innegable, esto sí tiene pruebas fácticas, y ha calado en ciertos sectores que encontraron la excusa perfecta para salir a las calles e incendiar el país. Con base en lo anterior no cabe la posibilidad de que la aceptación del Presidente sea buena y ahí sí ni modo.

En lo personal decidí apostarle por acompañar al gobierno. No soy nadie, no tengo votos y aunque tenga una marcada tendencia a la derecha jamás he militado en partido alguno. Mi voz la pongo en esta columna, en Twitter, ahora en un podcast y de vez en cuando en videos recomendando libros. No me preocupa tener seguidores, mi vida está en otro lado y no en las redes sociales. Con esto claro, repito que desde el primer día he acompañado al Presidente Duque, he resaltado lo que considero ha hecho bien (aunque el resto del mundo dijera lo contrario, incluso mis amigos más cercanos) y he criticado lo que no me parece acertado (licencia que nos tomamos la mayoría de los colombianos y mucho más si tenemos Twitter).

¿Duque se ha equivocado? Sí. ¿Pudo hacer las cosas de otra forma? Sí. ¿Debió elegir al principio algunos ministros más políticos? Sí. ¿Y mil cosas más? Sí. Pero es él quien toma las decisiones, tiene en cuenta a sus asesores y al final, con base en su criterio, da la línea. Y en medio de esta pandemia hemos podido evidenciar que algunas cosas que pudimos pensar eran errores resultaron ser aciertos. Vemos a los ministros conectados, trabajando duro, dando soluciones y respondiendo con oportunidad y eficiencia (en la medida de las posibilidades) a las necesidades. Todos empujando y buscando el menor impacto del virus y salvar vidas. Sí, este postulado puede que sea muy sesgado pero qué le vamos a hacer, la columna la escribo yo.

Puede que ya suene a paisaje, pero de esta salimos juntos y si tiramos para el mismo lado. Las diferencias siempre existirán, al final así hemos fortalecido nuestra democracia, y no es que deban quedarse callados si no están de acuerdo, pero hay un tiempo para todo y este es el de remar juntos y aportar para construir. De nada sirven los dardos envenenados, las propuestas sin fundamento, resaltar solo lo que no funciona y querer imponer en la opinión pública, fácilmente manipulable, que todo va mal. No, no, no, así no es.

Esta pandemia ha permitido que el Presidente Duque demuestre un liderazgo adecuado, calmado, prudente, abierto. La realidad indica que sus decisiones están dando resultado. Que falta mucho, sí, porque en Colombia nunca será suficiente, pero por lo menos se han implementado medidas que en el panorama que tendremos después del virus, al parecer, evitarán que el golpe sea más duro. Gobernar en este momento no debe ser fácil, pero para eso se hizo elegir, para timonear a un país que el 99% del tiempo navega sobre aguas turbulentas.

El gobierno tiene una responsabilidad enorme y llegará el momento de calificar su actuación. La oposición y quienes le apuestan a perder también serán evaluados, aunque al final por su mala leche, poco importe esa nota.


Diego Mora
@DiegoMorita



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita