jueves, 27 de agosto de 2015

¿Por quién votar?

COLUMNISTA

DIEGO MORA ARIZA


       PUBLICADO EL 26 DE AGOSTO 
DE 2015
 
http://www.elcolombiano.com/

Estamos a dos meses de salir a votar en las elecciones locales y regionales. Elegiremos alcaldes, gobernadores, concejales y diputados. La lista de candidatos es larguísima, más de 110 mil se inscribieron y la decisión de en quién depositar la confianza no es fácil, pues vemos que a pesar de que cada vez las formas de hacer campaña electoral se profesionalizan más, aquí seguimos acudiendo a las viejas prácticas clientelistas del “yo te pido y tú me das”.
Los aspirantes a un cargo son felices informando a sus posibles electores sobre las alianzas que han hecho con diferentes sectores, incluso con esos distantes a sus posturas pero que en época electoral se vuelven muy atractivos. Para conseguir adhesiones aquí se usa el eufemismo “acuerdo programático” cuando lo que negocian son puestos burocráticos o contraticos varios.
El candidato promedio en Colombia (es decir el 95%) se caracteriza por querer ganar a cualquier precio, acomodar sus posturas según el viento sople, negociar sus principios si acaso a la contraparte no le gustan y por olvidar de dónde viene y para dónde se supone que va o iba al aventurarse a hacer política.
Por otro lado, para muchos el servicio público no es más que un escampadero, un medio para conseguir dinero y poder. Se aprovechan del arte de hacer política para embaucar a los votantes incautos, a esos que abundan en Colombia, y convencerlos de que son la mejor opción, la del cambio, la transformación, el futuro de la sociedad a la que pertenecen. Quizás se piensan ellos mismos como unos iluminados, los elegidos por el destino (no digo por Dios para no meterlo en política) para cumplir una misión difícil pero que alguien tiene que hacer. Son unos sacrificados.
Y el ciudadano cada cuatro años cae en sus garras, les cree. Cuando los escucha hablar piensa en que este sí es, este sabe de lo que habla, se nota que ha estudiado y seguro tiene la varita mágica para sacarnos de todos los problemas. Y vota por él, sin analizar lo que le dijo, lo aterrizadas de sus propuestas, su viabilidad; luego se desentiende, pasarán cuatro años para que vuelva a interesarse.
Y así llegamos a este punto, giramos en un círculo vicioso de apatía por la política (debería ser solo por los políticos), de resentimiento por tantas promesas incumplidas y tantos falsos profetas que se disfrazaron alguna vez de candidatos para ofrecernos el cielo en la tierra. Y ellos, los encargados de dignificar el servicio público felices porque su sociedad no es pensante y vota por ellos porque le dicen o por ser el candidato de alguien, además la apatía les dura poco, quizás hasta que les reparten el refrigerio o les entregan las tejas para la casa o el mercadito.
Por último: tal vez usted que leyó esto que acabo de escribir encuentra lugares comunes y logra atar cabos con uno u otro candidato de los que por estos días recorren las calles. Esa era mi idea, ahora de usted depende que esos aspirantes a un cargo el próximo 25 de octubre que caben en esta descripción no logren salir en primer lugar en el escrutinio electoral. ¿Lo lograremos?
@DiegoMorita

jueves, 20 de agosto de 2015

La campaña que queremos II

COLUMNISTA

DIEGO MORA ARIZA


       PUBLICADO EL 19 DE AGOSTO 
DE 2015
 
http://www.elcolombiano.com/

El 28 de enero de este año, aquí mismo publiqué una columna titulada “La campaña que queremos”. Allí, en quince puntos resumí una serie de conversaciones con amigos en las que nos pusimos de acuerdo en el tipo de contienda electoral que nos gustaría ver, en especial para Medellín.
Repasando esa lista, es una lástima ver (aunque ya sabíamos que pasaría) que esos deseos no los veremos cumplidos; y eso que apenas van corridos 24 días desde el inicio oficial de la campaña.
Por ejemplo, en la lista el punto número uno era “una campaña de ideas y no de insultos”. Ataques directos e indirectos van y vienen de cada campaña. Señalamientos, pullas, desacreditar al contrario como sea. Unos lo hacen más que otros, pero ahí están todos prefiriendo resaltar los defectos del contrario que las cualidades propias.
Nuestro punto seis era “creatividad en sus estrategias de comunicación, nada de andar a la sombra de un “cacique” que le apalanque la imagen”. Por ahora se ve poca comunicación estratégica, las mismas vallas, los mismos pasacalles y mensajes muy cojos, poca profundidad en los relatos. Parece que la profesionalización de las campañas no ha llegado a Medellín y estas se siguen haciendo por intuición.
En el punto diez planteamos “que no se compren encuestas”. No tengo pruebas de que alguno de los candidatos lo haya hecho (y espero de corazón que no), pero los resultados tan disimiles entre las que hacen las encuestadoras nacionales y las locales dejan mucho que pensar. Cada campaña comparte y difunde los números que más le convienen y le quitan peso a las demás. Como sugerencia deberían solo creer en las encuestas internas que hagan y dejar las otras solo como inventario.
En el once dijimos “que no se subestime la inteligencia de los votantes”. El tema de las encuestas es un buen ejemplo. Toca creer que toda la ciudadanía traga entero para hacerle bulla a unos resultados el lunes y blasfemar de otros el martes. Un político, que además aspira a gobernar una ciudad como Medellín, debe ser una persona seria, equilibrada y coherente. No lo olviden.
El doce era “más enfoque en la realidad, tanto de la ciudad y los candidatos, y no en la percepción que se pueda tener. (Que no crean que van a ganar por bonitos o porque ya gobernaron y mucho menos porque están cobijados en una gran sombra)”. El punto lo dice todo y ver las diferentes campañas lo ratifica.
El trece rezaba “que se respete la Ley, sobre todo en los topes de gastos”. Jamás se cumplirá, pero es un anhelo que no debemos perder. Basta ver la propaganda de algunos candidatos tanto física como digital para saber que esos topes serán superados, sin embargo, como los vacíos siempre son aprovechados, muchos acuden a las supuestas donaciones u otros quiebres de la Ley y gastan más de la cuenta sin que puedan ser sancionados. Respeto señores, no olviden que como se hace campaña se gobierna.
Por último: seguimos deseando ver a unos políticos que dignifiquen la política. La lista sigue en construcción y qué bueno sería poder avanzar en la campaña poniéndole el chulo de cumplido a alguno de estos puntos. ¡En sus manos está señores candidatos!
@DiegoMorita

jueves, 13 de agosto de 2015

¿Nos olvidamos de los niños?

COLUMNISTA

DIEGO MORA ARIZA


       PUBLICADO EL 12 DE AGOSTO
 DE 2015 
http://www.elcolombiano.com/

Con las Farc hay que acabar, en eso coincide todo el país, la diferencia radica en las formas, es decir, a las buenas o a las malas. En 2002, cuando Álvaro Uribe Vélez llegó al poder, todos nos unimos en torno a su Política de Seguridad Democrática, que grandes logros le entregó al país, entre ellos, y el que más he resaltado siempre y seguiré haciendo, devolvernos la confianza, la esperanza como sociedad.
Hoy, cuando Juan Manuel Santos ha metido los huevos en la misma canasta y le apuesta todo al proceso en La Habana, el país se encuentra dividido. Esa polarización es producto del giro repentino que le dio a su discurso después de lograr la presidencia en 2010 de la mano de Uribe. Decidió negociar con terroristas y hacerlo en medio de las balas. Le ha dado concesiones absurdas a las Farc y estas, oportunistas siempre, han aprovechado la flexibilidad para arrinconar al país nuevamente con su escalada de violencia. Una parte del país cree que la salida debe ser negociada, otra en que debe ser así pero con muestras de voluntad de paz por parte de las Farc y otros no creen en los diálogos. Algunos más pensamos que con el terrorismo no se negocia pero también somos conscientes de que lo que pasa en La Habana no tiene vuelta atrás y que sería más dañino acabar con lo que sea que sucede allá, que firmar lo que sea que vayan a firmar.
Y así se nos pasan los días en Colombia, entre la guerra y la paz, entre los diálogos y la salida militar, entre las disputas ideológicas que no parecen tener un punto de encuentro, aunque en el pasado hayan caminado juntas e incluso hoy sigan pensando igual en muchos temas. Basta solo con mirar la agenda legislativa.
Y de coyuntura en coyuntura pensando que las Farc son el enemigo común y el más peligroso, nos hemos olvidado de lo más importante, los niños.
Las noticias de los últimos días, que son las mismas que vemos hace muchos años, son aterradoras, la violencia contra los más chiquitos está desbordada. Maltrato intrafamiliar, agresiones físicas y sexuales que solo son muestra de la decadencia social en la que nos encontramos y a la que se llega cuando se olvida la sencilla frase: los niños son sagrados.
Y es que se murió Gilma Jiménez y parece que la niñez se quedó sola. No hay nadie que saque la cabeza para defenderlos, nadie volvió a hablar de la cadena perpetua para violadores (lo mínimo que merecen) y por supuesto, todos se hacen los sordos cuando se plantea la posibilidad de la pena de muerte.
Así que por un lado el gobierno se concentra en el proceso con las Farc y el otro lado se concentra en darle duro a ese mismo proceso. Unos organizan marchas por la paz y otros por las fuerzas militares, y aunque ninguna sirva, ahí están enfocados en el tema que los desvela, mientras que noche a noche, familias enteras lloran sus pérdidas y niños indefensos son vulnerados y marcados de por vida.
Por último: con las Farc hay que acabar, a las buenas o a las malas, pero si no le prestamos atención a nuestra niñez, vamos a terminar en una sociedad en “paz” pero sin ciudadanos que la disfruten.
@DiegoMorita

jueves, 6 de agosto de 2015

Las encuestas

COLUMNISTA

DIEGO MORA ARIZA


       PUBLICADO EL 05 DE AGOSTO
 DE 2015 
http://www.elcolombiano.com/

Entre el lunes y el martes se dieron a conocer los resultados de dos encuestas sobre intención de voto con miras a las elecciones regionales y locales del próximo 25 de octubre. Las firmas encuestadoras fueron Ipsos Napoleón Franco y Cifras y Conceptos.
Me han llamado la atención los resultados de ambas encuestas, que con un día de diferencia muestran cifras muy distantes. Eso sí, debo aclarar, que Ipsos hace su trabajo de campo vía telefónica y Cifras y Conceptos lo hace cara a cara, lo cual seguramente para los expertos estadísticos no hace posible la comparación que haré a continuación. Espero sepan entender que este es un simple ejercicio analítico y muy personal, pues cada cual debería sacar sus propias conclusiones de los resultados que nos presentan.
Ipsos realizó 600 encuestas entre el 31 de julio y el 1 de agosto. C&C hizo 600 entrevistas entre el 29 de julio y el 2 de agosto. Obviamente su campo dura más por ser un trabajo presencial.
Veamos los resultados por la Alcaldía de Medellín de Ipsos:
Federico Andrés Gutiérrez, 19 %. Alonso Salazar Jaramillo, 14 %. Gabriel Jaime Rico, 13 %. Juan Carlos Roberto Vélez, 7 %. Eugenio Enrique Prieto Soto, 5 %.Votaría en blanco 12 %. Aún no sabe por quién votaría 30 %.
Veamos los de C&C:
Alonso Salazar, 20 %. Juan Carlos Vélez Uribe, 16 %. Gabriel Jaime Rico, 16 %. Eugenio Prieto, 16 %. Federico Gutiérrez, 5 %. Voto en blanco, 20 %. No sabe o no responde, 7 %.
Sin entrar en grandes elucubraciones, mencionaré dos situaciones que me llamaron la atención. La primera es la diferencia clara entre las dos encuestas y es el primer lugar de una y el último de la otra, que son la misma persona, Federico Gutiérrez. En Ipsos obtiene el 19 % de la intención de voto y en C&C apenas el 5 %. Se me hace difícil entender y ponerle lógica a esto, aunque sé que la mejor explicación es simplemente que se deben tener en cuenta los lugares de las mediciones, el estrato de los encuestados, su nivel económico y mil cosas más. Por otro lado, quizás la base de datos que usa Ipsos en Medellín sea de un corte muy cercano al gobernador Sergio Fajardo y por eso estas personas se hayan inclinado por Gutiérrez.
La otra cara de la moneda es el trabajo de campo de C&C, quizás lo hicieron en lugares en los que Gutiérrez tiene poco reconocimiento y la gran mayoría de los encuestados no votaría por él. Cada uno, como ya dije, sacará sus propias conclusiones.
Otro punto que me llama la atención es la forma en que Ipsos preguntó por el candidato del Centro Democrático, usando un tercer nombre, que en lo personal me era desconocido y con seguridad para muchos de los encuestados, ¿esto tal vez pudo incidir en el 7 % que le otorga esta encuesta? Mientras que en C&C preguntan por él como se le conoce habitualmente y logra un destacado 16 %, lo cual muestra su progreso, ya que en cuatro mediciones anteriores de esta misma firma (enero, marzo, mayo y junio) sus números eran bajos: 3, 6, 6 y 9 % respectivamente.
Por último: el espacio es corto para seguir profundizando en las diferencias que nos arrojan estos resultados y no quiero extenderme y empezar a sacar conjeturas, seguro ya lo hice. No obstante, es importante que las firmas encuestadoras hagan este tipo de mediciones con mucha responsabilidad y transparencia. También que existan controles y sanciones por manipular los resultados queriendo beneficiar a un candidato o perjudicar a otro.
Un consejo para todos los candidatos: las encuestas se toman como beneficio de inventario, no son la verdad absoluta. Por ahora, con los votantes pensando en muchas cosas menos en las elecciones, es importante que trabajen en consolidar campañas inteligentes y honestas, ese es el punto de partida para la victoria.
@DiegoMorita

martes, 4 de agosto de 2015

Cifras y Conceptos

Sin duda alguna, Cifras y Conceptos es la encuestadora más acertada en lo que a estudios sobre intención de voto se refiere en Colombia. Basta solo con tener en cuenta que en las pasadas elecciones legislativas, le atinaron a 96 de los 102 senadores que serían elegidos. Además en las presidenciales, sus encuestas vaticinaron que Juan Manuel Santos le ganaría en la segunda vuelta a Óscar Iván Zuluaga, mientras las demás aseguraban que el candidato del Centro Democrático triunfaría al igual que lo hizo en la primera.

En este ejercicio que vengo haciendo hace unos meses de mirar los diferentes resultados que se publican sobre las elecciones a la Alcaldía de Medellín (esto sin tener en cuenta la metodología de cada una sino los resultados como tal), he tenido especial interés por la Polimétrica que sale cada dos meses de la firma ya mencionada.

A continuación, encontrarán las gráficas de cada candidato y del voto en blanco. Lo relevante de Cifras y Conceptos, es que sus encuestas son cara a cara, lo que las hace más confiables que aquellas realizadas vía telefónica. 

Veamos los resultados por orden alfabético (apellido) de los candidatos:









Esta información nos sirve a modo de inventario, porque, y aunque suene trillado ya que mucha gente lo repite por estos días sobre todo los candidatos que salen con números bajos, la verdadera encuesta es el 25 de octubre.

@DiegoMorita
dimora1977@gmail.com