jueves, 13 de noviembre de 2014

El agua, un conflicto más

COLUMNISTA

DIEGO MORA ARIZA

       PUBLICADO EL 12 DE NOVIEMBRE DE 2014
 
http://www.elcolombiano.com/
A propósito de las fuertes lluvias que azotan al país, recordé la emergencia que se produjo en La Guajira en el pasado mes de agosto y que venía acumulándose por años, gracias al abandono estatal y por supuesto al deporte favorito de algunos políticos: invertir mal los recursos y/o quedarse con ellos.
Somos un país coyuntural por naturaleza. Por esos días se implementaron estrategias de choque para mitigar la crisis, se hicieron recolectas de agua para llevarle a los guajiros y ayudarles así a mejorar sus condiciones (organizadas sin planeación y que ocasionaron más inconvenientes de los que solucionaron), el Gobierno inauguró pozos y los funcionarios en sus discursos prometieron y recontraprometieron que las cosas cambiarían. Hoy siguen igual, con paliativos se ha cubierto el problema y además como ya no es noticia nacional en los medios, y estamos en Colombia, el tema pasó al olvido hasta que reviente otra vez.
Hoy, entre la crisis política, de la justicia, el proceso en La Habana, el viaje de Santos a Europa y el reinado de Cartagena, los colombianos pasamos los días y gracias a los aguaceros que han desbordado las capacidades de nuestra ciudades, la percepción por la escasez de agua a la que nos vemos abocados en los próximos años, es mínima y un problema de los demás, no de nosotros porque mientras estemos bien, los del frente que se las arreglen como puedan.
En 2001, Kofi Annan, en ese momento Secretario de Naciones Unidas, declaró: “la fuente principal de guerras y conflictos en el futuro es el agua”. Hoy tenemos este preciado líquido en una cantidad ilimitada y hacemos un pésimo uso de él. Es increíble ver todavía gente lavando sus carros en la calle y desperdiciando agua o ver como algunas personas (a pesar de las lluvias permanentes) conectan sus mangueras y riegan el jardín. Ojalá todos ellos y los demás, tuviéramos claro que se estiman para el año 2025 unos 2.300 millones de habitantes del planeta con problemas de agua. ¿Y si en ese número estamos nosotros qué?
En su informe sobre distribución y eliminación de agua de 2006, la OMS y Unicef hablaban de la existencia de 300 cuencas hidrográficas en el mundo que son compartidas por 157 países, no obstante solo 9 de ellos abarcan el 60 % del agua. China que tiene la cuarta parte de la población mundial solo cuenta con un 7 % de recursos hídricos. Por otro lado, más de 1.100 millones de personas no tienen acceso a agua potable, 2.400 millones no tienen instalaciones sanitarias adecuadas y 3.000 millones padecen enfermedades relacionadas a la falta de este recurso natural tan valioso y subvalorado.
Estas cifras tal vez sean irrelevantes para algunos, no dimensionadas por otros y desechadas por la mayoría, pero eso sí, no eliminan el problema ni nos salvan a los colombianos de padecerlo. La Guajira es nuestro mejor y triste ejemplo de que la escasez y los inconvenientes que genera un mal manejo del agua ya están presentes y son palpables, que nos queramos voltear a mirar para otro lado y fingir que nada pasa, en eso somos expertos, y esperar a que nos explote esa bomba en la cara cuando sea más difícil implementar soluciones, es distinto.
Por último: vivimos en un país en conflicto permanente, el agua será tarde o temprano escasa y por ende producto de disputas por su control. ¿Será que somos capaces de cuidarla y no incluirla en la lista de detonantes por los cuales aquí nos estamos matando hace 200 años? Dios quiera que así sea.

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita