viernes, 8 de agosto de 2014

Verdad, justicia, ¿paz?

Por DIEGO MORA | Publicado el  06 de agosto de 2014 http://www.elcolombiano.com/


¿Qué queremos los colombianos que resulte después del proceso que adelanta el gobierno Santos con las Farc? ¿Cuál queremos que sea el compromiso de un grupo terrorista que nos ha hecho daño por más de 50 años? ¿Estamos preparados como sociedad para perdonar y reconciliarnos?

Tres preguntas, pueden ser miles, que salen a luz cada vez que nos anuncian algo desde La Habana, desde la Casa de Nariño o cuando vemos en las noticias que fueron asesinados uno, dos, diez soldados, una niña de dos años o miles de litros de petróleo derramados, por orden de guerrilleros, a un río.

Las declaraciones de los voceros de las Farc son desalentadoras. A aquellas palabras de que las víctimas son ellos se le suman ahora las de no arrepentirse de nada. Fuera de eso, sabemos que no es su intención entregar las armas ni pagar un minuto de cárcel por sus crímenes, por lo cual cada día que pasa, el camino transitado es más angosto y oscuro para el resto de los colombianos.

Sin duda, Colombia quiere verdad. No es justo que después de tantos años, tantos crímenes, tanta sangre y lágrimas derramadas, se llegue a un acuerdo en el que la verdad no sea protagonista. No es posible pensar que una firma haga olvidar el sufrimiento a millones de familias. Colombia merece la verdad, es el primer paso para el perdón.

Pero el país también quiere justicia. No podemos permitir que haya impunidad, no lo soportaríamos. Está bien que se busquen mecanismos de justicia transicional para que las penas sean bajas, pero renunciar a que los máximos violadores de derechos humanos en Colombia, uno de los más grandes carteles del narcotráfico en el mundo y el grupo terrorista más antiguo del planeta, pase a la vida civil como si nada, es inadmisible y una afrenta para un país cansado de tanta barbarie.

Y la paz, qué es la paz. Muchos creen, porque eso les ha hecho creer el Gobierno, que la tranquilidad llegará cuando se desmovilicen los cabecillas de las Farc, y eso está muy alejado de la realidad. Quizás si sucede, si hasta el último guerrillero se desarma, si dejan de traficar drogas, secuestrar y extorsionar, los colombianos pasemos a un nuevo estado y nos olvidemos de un gran problema y del mayor generador de zozobra en el país, pero aun así faltaría un largo proceso con el Eln y combatir a las bacrim (solo en Medellín los integrantes de los combos que controlan el crimen suman 13 mil, algo así como las dos guerrillas concentradas solo en la capital antioqueña), la delincuencia común y miles de delitos más que se cometen en el país. Falta mucho, mucho camino por recorrer.

Por último: ¿Estamos preparados como sociedad para perdonar y reconciliarnos? la respuesta la tiene cada uno y ojalá la respondamos sin pensar en las Farc o el Eln, ojalá la respondamos mirando a los ojos a nuestros hijos y pensando en el país que estamos (de)construyendo.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/V/verdad_justicia_paz/verdad_justicia_paz.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita