jueves, 10 de abril de 2014

Ácido mediático

Por DIEGO MORA | Publicado el 09 de abril de 2014 El Colombiano


Colombia tiene un gran problema, uno equiparable a las Farc, a los criminales que todos los días nos hacen temer por nuestra vida, a los políticos corruptos que usan sus posiciones de poder para enriquecerse. Ese problema es la doble moral. Esa capacidad que tienen algunos para acomodar sus principios de acuerdo a la situación. No sé cómo lo hacen, no sé cómo logran cambiar el chip y estar un día con Dios y otro con el diablo.

Después del boom mediático de la semana pasada por los ataques con ácido, de la captura rápida del agresor de Natalia Ponce de León y de que se escucharan miles de voces rechazando esta deplorable práctica criminal, empezó un debate sobre si ese cubrimiento extenso en los medios puede fomentar este tipo de ataques.

No sé a quién se le ocurrió esta idea, no sé qué análisis hizo para llegar a generar esta inquietud,solo sé que en un país, que vive de coyuntura en coyuntura, parece más fácil desviar el debate hacia los medios que buscar la manera de evitar que la compra de químicos sea tan libre y endurecer las penas para tratar de disuadir a otros que pretendan actuar igual. Por algo hay que comenzar.

¿Por qué no se ha dado este tipo de debates ante el cubrimiento excesivo (¿necesario?) de ataques terroristas o de los destrozos a Transmilenio o los motines en la universidad pública o los bloqueos en las calles de todas las ciudades del país? Nuestros medios son expertos en tomar una noticia y exprimirla, ¿será entonces que eso produce que los criminales sigan delinquiendo? 

El manejo de los medios a los ataques con ácido es el mismo que le dan a cualquier hecho que genera revuelo nacional. Unos actúan, como en todo, con más responsabilidad que otros pero han cumplido con su trabajo de evidenciar una situación absurda y en el caso de Natalia Ponce de león (que se convirtió en el emblema, a pesar de que son más de 900 los ataques en ocho años) ayudaron a ejercer presión para que el agresor pudiera ser atrapado.

No hay que desviar el debate. El único culpable de un ataque con ácido es el agresor, el que lo planeó y llevó a cabo, aquí no hay espontaneidad, es un delito calculado que merece un castigo firme.

Por último: nuestro sistema de justicia es laxo, no tiene reacción y está lleno de beneficios para el criminal. Absurdo que Jonathan Vega por confesar que le lanzó ácido a Natalia Ponce obtenga el 50 % de rebaja en su condena. Es que así, para los bandidos, es muy fácil delinquir.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/A/acido_mediatico/acido_mediatico.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita