martes, 29 de abril de 2014

Los candidatos opinan (4)

Al igual que la pregunta sobre los medicamentos que toma regularmente realizada por Noticias RCN a los candidatos presidenciales, la cuarta entrega tampoco es susceptible de análisis, pues las respuestas no le aportan al debate. ¿Qué lugar de Colombia le gustaría conocer? Le preguntaron a Clara López, Martha Lucía Ramírez, Juan Manuel Santos, Enrique Peñalosa y Óscar Iván Zuluaga.

Esto respondieron:

Ramírez: Caño Cristales
Santos: Parque de Chiribiquete
Zuluaga: Guainía
López: Guaviare
Peñalosa: Parque de Chiribiquete

Llama la atención que Santos y Peñalosa vuelven a coincidir en una respuesta (ver http://www.en500palabras.com/2014/04/los-candidatos-opinan-1.html) y desean ir exactamente al mismo lugar. Este parque queda en el Guaviare, departamento al que también quiere ir López.

Quedo a la espera de la quinta pregunta y esperemos que regresen al cauce dado en la primera entrega sobre el salario mínimo y en la segunda sobre educación (ver http://www.en500palabras.com/2014/04/los-candidatos-opinan-2.html). Queremos poder debatir y analizar las posturas de quienes aspiran a gobernarnos. Queremos decidir nuestro voto a conciencia.

En este link pueden ver el video http://bit.ly/1hPeoVI

@DiegoMorita 

lunes, 28 de abril de 2014

Los candidatos opinan (3)

La tercera entrega de este ejercicio planteado por Noticias RCN no merece ningún tipo de análisis para cuatro de los candidatos, pues es una pregunta personal que les hacen y que en nada aporta al debate. ¿Cuáles medicamentos toma con frecuencia? Ramírez, Zuluaga, López y Peñalosa respondieron puntualmente, pero Santos no, y en ese punto me voy a detener.

Dos inquietudes me surgieron al escuchar la respuesta de Santos:

  1.  ¿Por qué cambia el escenario en el cual responde la pregunta si los demás candidatos lo hacen en el mismo de las dos anteriores? Santos ya no está de pie y con el backing de su imagen de campaña de fondo sino sentado y al parecer en una sala.
  2. ¿Por qué ese remate en la respuesta? Lo que dijo fue: “por la mañana me tomo una pastillita contra el colesterol que me producen el chicharrón y la morcilla que tanto me gustan y por la noche me tomo otra pastillita contra la gastritis que me produce la extrema derecha”.

Siento que el final de la respuesta es desafortunado y muestra incoherencia con el discurso de paz que viene sosteniendo el candidato-presidente pues estigmatiza y ataca sin ningún sentido. Además quién puede decirme ¿cuál es la extrema derecha? Hasta donde tengo entendido las extremas, tanto izquierda como derecha, son aquellas que se han inclinado por el uso de las armas para defender, si acaso la tienen, una ideología. Las Farc, el Eln son extrema izquierda. Las Autodefensas eran extrema derecha, pero ya no existen y sus reductos ahora son llamados bandas criminales, lo cual creo no los ubica en la derecha y, obviamente, tampoco en la izquierda.

No voy a hacer suposiciones ni a mencionar a quienes creo que va dirigido el mensaje, pero quiero preguntarle a Santos ¿si la extrema derecha le produce gastritis, qué le produce la extrema izquierda? ¿Qué le producen las Farc y los asesinatos de policías? ¿Qué le producen las minas antipersonal sembradas por las Farc y que mutilan a nuestros soldados, niños, jóvenes y ancianos inocentes? Las preguntas son infinitas, pero sí me responde esas dos quedo contento.

Sé que no obtendré respuesta. Antes de escribir esto, le pregunté por Twitter y hasta el momento hay silencio total. Sé que él no se meterá en esa discusión, porque con seguridad ya todos sus asesores le dijeron que su expresión fue salida de tono y poco digna de un Presidente en ejercicio que aspira a ser reelegido.

Señores candidatos, todo lo que se hace en campaña es comunicación y sirve para alimentar el debate y la idea que algunos tenemos de evaluar sus propuestas e inclinarnos por la que más nos convenza. Un poco de respeto con nosotros, con sus electores.

Quedo atento a la cuarta pregunta.

Gracias por sus comentarios.

En este link pueden ver el video: http://bit.ly/1nAbJCF


@DiegoMorita

viernes, 25 de abril de 2014

Los candidatos opinan (2)

En esta segunda entrega le preguntaron: ¿Qué propone para mejorar la educación en el país? a Clara López, Martha Lucía Ramírez, Juan Manuel Santos, Enrique Peñalosa y Óscar Iván Zuluaga (los pongo en este orden por su puesto en el tarjetón, aunque el noticiero pasó sus respuestas así: Zuluaga, Ramírez, Peñalosa, López y Santos, lo que me parece, nuevamente, un error pues se puede prestar para interpretaciones sobre favorecimientos a uno u otro candidato).

Las respuestas suman un minuto y 29 segundos así:

Zuluaga: 10 segundos (6 segundos más que en la respuesta sobre el salario mínimo)
Ramírez: 21 segundos (6 segundos más que en la respuesta sobre el salario mínimo)
Peñalosa: 10 segundos (4 segundos más que en la respuesta sobre el salario mínimo)
López: 17 segundos (7 segundos menos que en la respuesta sobre el salario mínimo)
Santos: 31 segundos (19 segundos más que en la respuesta sobre el salario mínimo)

Nuevamente se ve una diferencia muy grande entre el tiempo de respuesta de unos y otros candidatos.

Veamos las respuestas, tomadas textualmente de http://www.noticiasrcn.com/

El candidato presidencial por el Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, aseguró que de llegar a ser elegido presidente de la Republica va a aumentar en "siete billones de pesos el presupuesto de la educación para convertirlo en el más importante de todos los presupuestos de los sectores".
 La candidata por el partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, dijo que en su gobierno la educación será prioridad. "Vamos a abrir las puertas de la Universidad y de la educación técnica a todos los jóvenes de Colombia. Vamos a crear en nuestro país el Politécnico Nacional para el Emprendimiento, para llevarle la educación superior a todos los municipios de nuestro país. Eso significa que no vamos a estar por debajo del 2 por ciento del Producto Interno Bruto".
 "Nosotros vamos a aumentar por lo menos en 50 por ciento el presupuesto para educación a lo largo de los cuatro años de gobierno. Es una gran prioridad para nosotros”, aseguró Enrique Peñalosa, candidato presidencial por La Alianza Verde.
 La candidata Clara López, del Polo Democrático Alternativo, dijo que "la educación es el eje del posconflicto. No estamos gastando suficiente. Pienso que debemos duplicar, triplicar y hasta cuadruplicar la inversión en educación, lo que significa darle educación a todos nuestros jóvenes, incluyendo desde luego a los que se desmovilicen". 
Por último, el candidato-presidente, Juan Manuel Santos, dijo que de ser reelegido como primer mandatario de los colombianos, "la educación superior va a obtener 1.5 billones de pesos más entre el año 2013 y el año 2015. Y si terminamos este conflicto que nos ha venido desangrando, vamos a poder dirigir buena parte de esa plata a la educación. Por ejemplo, con un día de guerra que nos cuesta alrededor de 60.000 millones de pesos podemos construir cuatro megacolegios".
En esta ocasión las respuestas transcritas en la página son exactas a las palabras expresadas por los cinco candidatos.

Como lo expresé en el análisis de la primera pregunta, era de esperarse que los escenarios y el vestuario fueran los mismos pues todas las entrevistas se hicieron el mismo día aunque el noticiero pase sus respuestas en días distintos.

Así que nos concentraremos de ahora en adelante en:

  • Expresión corporal
  • Respuesta

1.    Zuluaga
  • Expresión corporal: parpadeo muy seguido, no sé eso qué puede significar, mirada fija a la cámara y sonrisa forzada al terminar la respuesta. Esto es algo que el candidato viene haciendo muy seguido, sin embargo me da la impresión de que más que ser algo natural, lo tiene como algo mecánico y le sale absolutamente fingida.
  • Respuesta: de nuevo se arriesga a dar una cifra. En este tema puede generar un impacto grande su propuesta de aumentar en 7 billones el presupuesto para educación. Muy acertado.

2.       Ramírez
  • Expresión corporal: mirada fija a la cámara, no es visible si utiliza las manos. Muy segura.
  • Respuesta: sin duda esta candidata tiene claras sus propuestas pero como buena política intenta decir mucho en poco tiempo, aunque sea de las que más segundos utiliza. No debería ser tan técnica, los colombianos de a pie no queremos oír sobre el PIB y porcentajes, queremos cosas precisas que podamos contarle a un familiar o a un vecino.

3.    Peñalosa
  • Expresión corporal: no varía, parece respondiendo la pregunta sobre el salario mínimo. Mira la cámara todo el tiempo y usa sus manos para acentuar lo que dice.
  • Respuesta: aunque habla de un porcentaje de aumento en el presupuesto para educación, siento que no se compromete mucho con lo que dice.

4. López

  • Expresión corporal: el rostro de esta candidata está rígido, parece haciendo mala cara y eso genera una barrera. No provoca. Debería soltarse más y tratar de estar más fresca, no olvide que está en campaña y todo lo que hace, todo, es comunicación.
  • Respuesta: se la juega por el posconflicto, algo que es de esperarse en la izquierda que está apoyando sin reparos el proceso en La Habana. Habla de hasta cuadruplicar la inversión, una propuesta interesante.

5. Santos

  • Expresión corporal: tiene un manejo muy bueno de sus manos para reforzar lo que está diciendo. Mira fijamente a la cámara y no titubea lo que me pone a dudar sobre si está leyendo, pues no puedo evitar compararlo con sus alocuciones presidenciales.
  • Respuesta: se la juega también por el posconflicto al hablar de la plata que se gasta el país en la guerra y que parte de ella se puede invertir en educación.

Los cinco candidatos orientaron su respuesta a hablar de dinero. La pregunta era ¿Qué propone para mejorar la educación en el país? Y no sé si en Colombia lo único que necesitamos para mejorar la educación es dinero. Me queda esta inquietud, aunque tengo claro que todo plan de acción y mejoramiento requiere recursos, pero tal vez más que mucha inversión se necesite primero voluntad. Ahí les dejo esa inquietud.

Quedo atento a la tercera pregunta.

Gracias por sus comentarios y sugerencias.

En este link pueden ver el video y sacar sus propias conclusiones http://www.noticiasrcn.com/nacional-elecciones/propone-mejorar-educacion-el-pais



@DiegoMorita

jueves, 24 de abril de 2014

Los candidatos opinan (1)

“Los candidatos opinan, un espacio para conocer desde los programas de campaña hasta el carácter y la personalidad de cada uno de los aspirantes a la Presidencia”. Así define este ejercicio Noticias RCN en su página web http://www.noticiasrcn.com/  Una idea que me parece buenísima porque nos permite a los colombianos de manera fácil analizar el discurso de los aspirantes a gobernar los destinos del país en los próximos cuatro años.

En la primera entrega -que tiene varias cosas por mejorar- le preguntaron ¿cuál sería el salario mínimo ideal para un trabajador en Colombia? a Clara López, Martha Lucía Ramírez, Juan Manuel Santos, Enrique Peñalosa y Óscar Iván Zuluaga (los pongo en este orden por su puesto en el tarjetón, aunque el noticiero pasó sus respuestas así: Peñalosa, Ramírez, Santos, López y Zuluaga, lo que me parece un error pues se puede prestar para interpretaciones sobre favorecimientos a uno u otro candidato).

Las respuestas suman un minuto y un segundo, así:

Peñalosa: 6 segundos
Ramírez: 15 segundos
Santos: 12 segundos
López: 24 segundos
Zuluaga: 4 segundos

Segundo error. Las respuestas deben sumar el mismo tiempo para todos los candidatos, no obstante hay que aclarar que Peñalosa y Zuluaga, fueron muy puntuales en la respuesta, demasiado para ser candidatos,  lo que por supuesto les quita espacio y por el contrario López se alargó demasiado. En aras de la equidad el noticiero debe asegurar que cada candidato tenga el mismo tiempo para responder.

Veamos las respuestas, tomadas textualmente de http://www.noticiasrcn.com/

       El candidato presidencial por La Alianza Verde, Enrique Peñalosa, dijo que "el salario mínimo debe ser tan alto como sea posible sin que genere desempleo".
                                Por otro lado, la candidata por el conservatismo, Martha Lucía Ramírez, aseguró que si llega a ser elegida presidenta de Colombia "durante el gobierno promover que el salario mínimo sea función de las utilidades de las empresas".
                                El candidato-presidente, Juan Manuel Santos, coincidió con Peñalosa en decir que "el salario mínimo ideal es el más alto posible sin que afecte la creación de empleo. El aumento real del salario mínimo en mi gobierno ha sido del 7 por ciento".
                                "Cualquier país que quiera competir a nivel internacional tiene que tener un fuerte mercado interno y eso implica mayor capacidad adquisitiva, eso implica mayor demanda de los productos que generan nuestros empresarios y nuestros agricultores. Yo pienso que Colombia tiene que tender a aumentar sustancialmente el salario mínimo legal para poder ser un país fuerte económicamente", precisó por su parte la candidata presidencial por el Polo Democrático Alternativo, Clara López.
                                Finalmente, el candidato por el Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, dijo que hoy en día "un buen salario (mínimo) para Colombia sería 650.000 pesos".
Tercer error: todas las respuestas transcritas en la página coinciden con lo dicho por los candidatos, menos la de Martha Lucía Ramírez que fue editada, les faltó poner la parte final de lo que dijo: “…vamos a estimular una gran revolución por la productividad para que esto mejore los ingresos de los trabajadores colombianos”. Este tipo de espacios no deben dejar lugar a dudas.

Repito, lo que propone Noticias RCN me parece buenísimo. Muchos colombianos no tendrán la oportunidad de conocer las propuestas de los candidatos y este formato de pregunta puntual para respuestas iguales (aunque no se cumpla) me parece acertado.

Veamos a dónde nos lleva este análisis teniendo en cuenta los siguientes factores:

  • Escenario
  • Expresión corporal
  • Vestuario
  • Respuesta


1.       Peñalosa

  • Escenario: no se logra identificar si es su residencia o la oficina.
  • Expresión corporal: Uso de las manos para darle fuerza a su respuesta, mirada permanente a la cámara
  • Vestuario: Saco sin corbata, algo informal que puede denotar frescura
  • Respuesta: puntal, técnica y no se compromete.

 2.       Ramírez:

  • Escenario: no se logra identificar si es su residencia o la oficina
  • Expresión corporal: mirada permanente a la cámara, usa las manos para acentuar la respuesta pero las mantiene todo el tiempo unidas (palma contra palma) lo que puede denotar algo de inseguridad.
  • Vestuario: formal, de acuerdo a su estilo de siempre, aunque sería bueno que empezara siempre a salir con el vestuario de sus spots televisivos.
  • Respuesta: es la segunda más larga (15 segundos) pero para el colombiano de a pie puede que no signifique mucho. Su propuesta es muy elaborada, pero le hace falta hacerla masticable para todos.

3.       Santos:

  • Escenario: lugar indescifrable, pero es el único que aprovecha la exposición televisiva para tener el backing con su imagen. Aquí les ganó a los otros cuatro candidatos.
  • Expresión corporal: mirada permanente a la cámara y uso perfecto de sus manos para acompañar sus respuestas.
  • Vestuario: camisa informal, lo muestra fresco.
  • Respuesta: es exactamente igual a la de Peñalosa pero aprovecha para hacerse propaganda, como Presidente, por el aumento real del salario mínimo en sus cuatro años de gobierno. Esa parte de la respuesta no la debió pasar el noticiero por ser un espacio para candidatos.

4.      López:

  • Escenario: parece ser su lugar de residencia
  • Expresión corporal: la primera imagen la muestra con una expresión en su rostro como de enojo, aunque también puede ser dolor. Es la única que responde sentada. El uso de las manos en sencillo, usa la mayor parte del tiempo la derecha.
  • Vestuario: formal, fiel a su estilo, aunque no debería usar colores oscuros.
  • Respuesta: es la más larga. Propone un aumento sustancial, lo cual nos deja igual, porque es imposible saber cuánto es sustancial.

 5.      Zuluaga:

  • Escenario: puede ser la casa o la oficina. En lo personal me gusta mucho por los libros y las fotos familiares.
  • Expresión corporal: rígido, aunque usa las manos, no obstante por el plano que le hicieron el movimiento no es muy visible
  • Vestuario: el único hombre usando corbata, demasiado formal.
  • Respuesta: muy puntual (el más corto) y es el único que se compromete con una cifra ($ 650.000). Sin embargo, si tenemos en cuenta que el salario mínimo actual es de $ 616.000 y hace unos días este candidato propuso un aumento del 10%, las cuentas no dan. Si partimos del valor actual y aumentamos 10% el salario debería ser $ 677.600. Son $ 27.600 de diferencia, que a cualquier colombiano le sirven. Corre un gran riesgo al dar una cifra, teniendo en cuenta que este es un tema muy sensible en el país.


Este es un pequeño análisis, cada uno puede, y debería, hacer el propio. Tenemos que votar a conciencia.

Esperaré la próxima entrega de “Los candidatos opinan” en Noticias RCN y les compartiré mi análisis. Es muy posible que los escenarios y el vestuario sean los mismos ya que, con seguridad, todas las preguntas fueron realizadas el mismo día por temas de agenda de los candidatos. No obstante, lo más importante es poder analizar las respuestas y propuestas de los candidatos, pues entre uno de ellos está el próximo presidente de Colombia.


Quedo atento a sus comentarios.

@DiegoMorita

García Márquez, la leyenda

Por DIEGO MORA | Publicado el 16 de abril de 2014 El Colombiano


El Jueves Santo de 2014 no murió Gabriel García Márquez. Los que lo queremos y admiramos estamos convencidos de que empezó su leyenda, que dio su paso a la inmortalidad. Claro está, él ya lo era. Sus libros y toda su obra le habían otorgado un lugar más que merecido en la historia, no solo colombiana, del mundo. Es el único personaje universal que tiene el país.

En poco menos de una semana lo que se ha escrito sobre él es cercano, en cantidad, a lo que se escribió cuando obtuvo el Nobel en 1982. La gran diferencia es que en esta ocasión muchas de esas palabras no han sido positivas, sino que han estado cargadas de resentimiento hacia su lado político, hacia su ideología. Además hace 32 años no había Twitter ni, quizás, tanto odio.

De todo se ha dicho, de todo se le ha acusado. Algunos no le perdonan su amistad de seis décadas con Fidel Castro (que siempre fue pública, lo que dice mucho del tipo de persona que era) y que nunca hizo, según ellos, un rechazo vehemente a la dictadura cubana. Otros reproducen el episodio con el M19 que lo obligó a exiliarse en el gobierno de Turbay y otros más lo condenan por no haberle regalado el acueducto a Aracataca. Le han sacado los trapitos al sol, se han sentido con el derecho de escogerle sus amigos, de decidir qué tenía que escribir y en qué tenía que invertir el dinero honrado que se ganó. Esa es mi Colombia, esos somos los colombianos.

No puedo negar que me sorprendió mucho la reacción de un sector del país (en su mayoría los que se ubican al lado derecho de la política) frente a la muerte del Nobel. Siempre pensé que cuando ese momento llegara, el duelo sería absoluto y que se resaltaría, en mayor medida, su legado literario. Quizás mi admiración personal por el colombiano más ilustre que tenemos, me nubló la posibilidad de ver más allá. Eso sí, este país no deja de sorprenderme, aquí ya se rompió el paradigma universal de que no hay muerto malo y lo hicimos con el colombiano que mejor nos representó en el mundo.

García Márquez fue un gran escritor, periodista y vallenatero. Sus posiciones políticas fueron de conocimiento público como casi toda su vida. Su aporte a Colombia es invaluable y no tenía obligación de llenar de cemento su pueblo. Lo que hizo por ellos en vida, y ahora que se ha ido para siempre, va mucho más allá de unas obras que, por cierto, son obligación exclusiva del Estado.

Por último: Descanse en paz MAESTRO.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/G/garcia_marquez_la_leyenda/garcia_marquez_la_leyenda.asp

jueves, 17 de abril de 2014

García Márquez, inmortal

Por DIEGO MORA | Publicado el 16 de abril de 2014 El Colombiano


Dicen los que saben que la primera frase de un libro es la más importante, la que atrapa al lector, la que no permite que se vaya. Eso lo tiene muy claro Gabriel García Márquez, un genio, un maestro para iniciar sus obras y tomarte como un prisionero literario hasta la última página y desde ahí, por los siglos de los siglos.

Muchos años después frente al pelotón de fusilamiento…, Era inevitable, el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados…, El coronel destapó el tarro del café y comprobó que no había más de una cucharadita…, Durante el fin de semana los gallinazos se metieron por los balcones de la casa presidencial… así empiezan Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba y El otoño del patriarca, cuatro novelas maravillosas y llenas de magia. No sé para ustedes, pero yo no pude evitar (tampoco lo quise) leer estos libros y no solo una vez, cinco o seis en algunos casos.

Gabriel García Márquez tiene capacidad de asombro y gracias a eso una inmensa capacidad de asombrar. Su sensibilidad es única, su imaginación infinita y su genio irrepetible. Es, sin duda, el escritor más importante de Colombia en su historia.

Pero el cuerpo no es eterno. Hoy, su salud está deteriorada y la posibilidad de que muera se volvió noticia. Yo, me niego a pensar en la opción de que nos abandone, simplemente, porque hay seres humanos que no deberían morirse y que deberían ser inmortales; él es uno de ellos.

Gracias a García Márquez amo la lectura, amo escribir, por él entendí, hace más de 20 años, que a través de la literatura todo es posible, sobre todo aquello de soñar y viajar por el mundo entero sin salir de casa, página a página, palabra por palabra.

Estas 437 palabras más que un homenaje son un desahogo, una forma de exorcizarme y de pensar en que aun es posible conocerlo, estrechar su mano. Además si alguien quiere hacerle un homenaje, simplemente debe leerlo, y releerlo, cada vez que sea posible. 

Por último: en la entrevista para entrar a la universidad (1995) me preguntaron ¿cuál era el libro más reciente que había leído?

-El coronel no tiene quien le escriba, respondí. 

Contrapregunta: ¿cuál es la última palabra de ese libro?…

-Cagar. 

Al llegar a casa verifiqué mi respuesta y oh sorpresa, casi le atino, era mierda. Un leve lapsus macondiano, pensé.

PS: Notas de Prensa 1980 – 1984, debería ser el libro guía de las facultades de comunicación y periodismo, digo yo.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/G/garcia_marquez_inmortal/garcia_marquez_inmortal.asp

jueves, 10 de abril de 2014

Ácido mediático

Por DIEGO MORA | Publicado el 09 de abril de 2014 El Colombiano


Colombia tiene un gran problema, uno equiparable a las Farc, a los criminales que todos los días nos hacen temer por nuestra vida, a los políticos corruptos que usan sus posiciones de poder para enriquecerse. Ese problema es la doble moral. Esa capacidad que tienen algunos para acomodar sus principios de acuerdo a la situación. No sé cómo lo hacen, no sé cómo logran cambiar el chip y estar un día con Dios y otro con el diablo.

Después del boom mediático de la semana pasada por los ataques con ácido, de la captura rápida del agresor de Natalia Ponce de León y de que se escucharan miles de voces rechazando esta deplorable práctica criminal, empezó un debate sobre si ese cubrimiento extenso en los medios puede fomentar este tipo de ataques.

No sé a quién se le ocurrió esta idea, no sé qué análisis hizo para llegar a generar esta inquietud,solo sé que en un país, que vive de coyuntura en coyuntura, parece más fácil desviar el debate hacia los medios que buscar la manera de evitar que la compra de químicos sea tan libre y endurecer las penas para tratar de disuadir a otros que pretendan actuar igual. Por algo hay que comenzar.

¿Por qué no se ha dado este tipo de debates ante el cubrimiento excesivo (¿necesario?) de ataques terroristas o de los destrozos a Transmilenio o los motines en la universidad pública o los bloqueos en las calles de todas las ciudades del país? Nuestros medios son expertos en tomar una noticia y exprimirla, ¿será entonces que eso produce que los criminales sigan delinquiendo? 

El manejo de los medios a los ataques con ácido es el mismo que le dan a cualquier hecho que genera revuelo nacional. Unos actúan, como en todo, con más responsabilidad que otros pero han cumplido con su trabajo de evidenciar una situación absurda y en el caso de Natalia Ponce de león (que se convirtió en el emblema, a pesar de que son más de 900 los ataques en ocho años) ayudaron a ejercer presión para que el agresor pudiera ser atrapado.

No hay que desviar el debate. El único culpable de un ataque con ácido es el agresor, el que lo planeó y llevó a cabo, aquí no hay espontaneidad, es un delito calculado que merece un castigo firme.

Por último: nuestro sistema de justicia es laxo, no tiene reacción y está lleno de beneficios para el criminal. Absurdo que Jonathan Vega por confesar que le lanzó ácido a Natalia Ponce obtenga el 50 % de rebaja en su condena. Es que así, para los bandidos, es muy fácil delinquir.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/A/acido_mediatico/acido_mediatico.asp

jueves, 3 de abril de 2014

Desalmados

Por DIEGO MORA | Publicado el 26 de marzo de 2014 El Colombiano


No entiendo las motivaciones que puede tener una persona para ordenar asesinar a otra, desmembrarla, meterla en una maleta y abandonarla en la calle.

Tampoco a quien planea un crimen contra una mujer y al decidir la forma de cometerlo opta por utilizar ácido.

Jamás podré justificar a aquellos que eligieron el mal como estilo de vida. No hay una sola razón que pueda aceptar como motivación para robar, extorsionar, secuestrar, asesinar, desmembrar, degollar, instalar minas antipersona o hacer estallar un burro, una moto o un carro bomba. Una decisión es la que separa a una buena de una mala persona, un instante, solo un sí o un no.

Todos los que hoy en el mundo han escogido el crimen como forma de vida pudieron elegir otro camino. La falta de oportunidades, argumento que se ha puesto de moda entre los que intentan justificar aquello que no tiene justificación, no puede ser la razón para que el joven (por muy pobre que sea) decida delinquir en vez de estudiar o trabajar honestamente.

"Si es por falta de oportunidades Haití sería 50 veces más violento que Colombia". Esta afirmación la hace el concejal de Medellín Juan Felipe Campuzano. El país ubicado en las Antillas registra un porcentaje de pobreza en el 77 % de su población, estimada en poco más de diez millones. No obstante, su tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes es de 6.9, una de las más bajas, no solo de Latinoamérica, sino del mundo.

Colombia tiene un índice de pobreza del 30,6 % y su tasa de homicidios es de 38 por cada 100 mil habitantes, una de las más altas del mundo. Medellín registra 50 homicidios por cada 100 mil habitantes, una ciudad con solo dos millones y medio de ciudadanos.

Tiene razón el concejal, no son falta de oportunidades, es una elección de vida (o muerte) y que infortunadamente se convirtió en algo cultural.

Hoy el país está conmocionado. Natalia Ponce está en cuidados intensivos porque fue atacada con ácido. Tiene el 37 % del cuerpo con quemaduras y puede perder un ojo. El año pasado en Bogotá hubo 24 ataques con químicos contra mujeres.

Por otro lado ya son 10 las personas encontradas desmembradas en Buenaventura este año y 10 las mujeres que han sido asesinadas. Esto por citar dos ejemplos de la coyuntura colombiana que nos pone de frente a un crimen desalmado, que perdió los escrúpulos y que tiene a nuestra sociedad enferma y a punto de agonizar. 

Por último: a pesar de todo y puede sonar a exceso de optimismo, al final del día los que optamos por la legalidad dormimos tranquilos, algo que los criminales, en su vida, no volverán a sentir.

@DiegoMorita