lunes, 17 de marzo de 2014

Se orinó Juan Manuel

Y sí, se orinó el Presidente-candidato Juan Manuel Santos ayer mientras lanzaba su campaña reeleccionista en Barranquilla. Obvio, llovieron críticas y burlas. Algunos más moderados dijeron que la salud del primer mandatario (candidato) nos compete a todos, pero al final de cuentas el morbo y el papayazo que le da este episodio a sus opositores es tremendo y casi imposible de ignorar.

Cuando hablo de opositores me refiero al pueblo, a los ciudadanos inconformes, a los tuiteros. Jamás a Álvaro Uribe ni a Óscar Iván Zuluaga, menos a Clara López ni a Peñalosa. Los rivales de Juan Manuel saben que de esto no pueden hablar por algo muy sencillo: con los problemas de salud y/o físicos de nadie se hace política, incluso si es Juan Manuel Santos.

Alguna vez escuché o leí una frase, no recuerdo en dónde o de quién, pero decía más o menos así: el talante de una persona se conoce de acuerdo al trato que le dé a sus enemigos cuando estos pasan por malos momentos. Creo que agrego varias palabras, pero la idea está ahí. Aprovechar que Santos se orinó, burlarse y lo que se desprenda de ahí no me parece bien, es ruin, bajo, despreciable…

No olvidemos que Juan Manuel pasó por un cáncer de próstata y que entre los posibles efectos secundarios que puede tener quien se somete a una cirugía y tratamiento para combatirlo, está la incontinencia. No es un efecto usual y por eso se recomienda que de aparecer se consulte de inmediato al médico. Con seguridad es la primera vez que le pasa esto después de superar la enfermedad y por eso no usa pañal. De ahora en adelante, imagino, que su equipo médico y de asesores no permitirán que esto vuelva a suceder.

Es muy posible que la campaña o el mismo Presidente-candidato salgan a aclarar el hecho. Pedimos los ciudadanos a los que no nos interesa que se orinó en los pantalones, sino el porqué que nos hablen con la verdad. Nada sería más perjudicial que esconder el verdadero estado de salud de aquella persona que aspira a gobernarnos cuatro años más (ojalá que no sea así) y recrear en Colombia lo que padeció Venezuela hace algo más de un año con Hugo Chávez y su mortal enfermedad. ¿O será que hasta en eso nos queremos parecer al país vecino?

Soy un crítico de Juan Manuel Santos, creo que ha sido un pésimo Presidente para Colombia y espero que no se reelija pero siempre mantendré mis desacuerdos en el plano político y en su gestión y no usaré sus problemas de salud para sustentar mis discrepancias. Si queremos altura en el debate, debemos empezar nosotros por dársela.

La verdadera incontinencia del Presidente-candidato Juan Manuel Santos está en su lengua. No coordina lo que piensa con lo que dice. Está embriagado con la idea de la paz, una a cualquier costo, sin importar que sea a corto plazo y que generará en los colombianos una irreparable decepción. Por eso hará lo que sea para seguir en el poder. Su primer paso, asegurar la mayoría en el Congreso, esto ya lo logró y sabemos cómo. El segundo, ganar el 25 de mayo. ¿Cómo? No es difícil adivinarlo. ¿Lo logrará? ¡Esperemos que no...

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita