jueves, 9 de enero de 2014

¿Qué pasa en Medellín?

Por DIEGO MORA | Publicado el 8 de enero de 2014 El Colombiano


La respuesta ya la sabemos hace dos años: no hay liderazgo de su gobernante y los criminales se han tomado confianza. Hoy la ciudad muestra su peor cara.

Precisamente, al escribir esto, veo titulares en los medios que hablan sobre una "ola de atracos en Medellín". Claro está, se habla de la coyuntura pero falta espacio para el aumento en la extorsión, el tráfico de drogas, el fleteo. El Alcalde Aníbal Gaviria habla de la reducción en los homicidios, pero no dice que, en gran medida, obedece a un pacto entre los combos que controlan las comunas. Medellín, en la actualidades una incertidumbre que se debate entre su bella cara internacional y el miedo de sus habitantes.

Las denuncias reiteradas de sus habitantes no encuentran eco en la administración municipal. Gaviria está más preocupado por su Cinturón Verde que por los verdaderos problemas de la ciudad. No hay sitio vedado para los criminales, no hay delito que no puedan cometer. Fácilmente en la calle te roban tus pertenencias delante de miles de personas o te cobran la vacuna o te amenazan de muerte. Así está la "eterna primavera", igual de gris como aquellos años en que el narcotráfico controló nuestras vidas, nos enseñó a temer, nos quitó la felicidad.

Pero lo último que se pierde es la esperanza. A pesar de la polémica que pueda causar por sus posiciones claras, contundentes y sin torcedera, está surgiendo una figura importante para la ciudad. Se trata del actual concejal Juan Felipe Campuzano. Hace cerca de dos años, en este mismo espacio lo mencioné y dije que: "un concejal coherente y con propuestas le hacía falta a Medellín… es la voz de muchos ciudadanos en esa corporación. Dice que se debe acudir a la persuasión, disuasión y la contención de la ley, para frenar la criminalidad". ¿Y quién puede negar que ese es el primer camino para tomar si queremos mejorar la situación de la ciudad?

Hoy y después de una serie de trinos (por hablar de la coyuntura, pero no se puede desconocer su gran gestión en el Concejo) que encontraron resonancia entre sus seguidores y detractores, pudiéramos decir que la ciudad ve la luz al final del túnel y que es posible pensar en que las cosas pueden cambiar para el bien de todos los medellinenses. Un político que hable claro (no solo en campaña) y que no haga cálculos, es un futuro gobernante de resultados.

Por último: Medellín se nos salió de las manos. O hacemos algo ya para que la situación cambie o el desastre será de proporciones épicas. ¿Qué es lo que se debe hacer? Sencillo…


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/Q/que_pasa_en_medellin/que_pasa_en_medellin.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita