jueves, 28 de noviembre de 2013

Mariana y la política

Por DIEGO MORA | Publicado el 27 de noviembre de 2013 El Colombiano


Llevaba varios minutos frente a la pantalla y la hoja seguía en blanco, solo el cursor aparecía y desaparecía cada vez más rápido, como si se estuviera desesperado y quisiera decirme "empieza ya". 


De un momento a otro llegó mi hija y se sentó a mi lado. Con su inocencia y después de saber que no se me ocurría nada para escribir me dijo: escriba sobre las declaraciones de Pacho Santos y sobre Óscar Iván Zuluaga que anoche dijo que le iba a ganar a Juan Manuel Santos

Suena increíble que una niña que apenas va a cumplir ocho años proponga ese tipo de temas para una columna pero eso tiene una explicación: vimos juntos las noticias y además, ella lleva bastante tiempo metida en ese cuento político (por culpa de mi trabajo).

Lo pensé bien, es un buen tema, coyuntural como me gusta y empecé a pensar en qué orientación darle. Mariana se sentó a dos metros, también a escribir uno de sus cuentos con ideas locas que se le ocurren a cada segundo y que escribe, obviamente a mano, en cualquier cuaderno que encuentre con hojas disponibles. Es una niña muy creativa y sin pereza para pensar, gran ventaja que tienen los infantes de la posmodernidad.

No se me ocurría cómo empezar a escribir la columna. Quería decir que me parece loable que Pacho Santos rompiera su silencio y que lo hiciera hablando desde el alma, con honestidad y sin hacer cálculos, razón por la cual muchos le cayeron encima y empezaron a llamarlo desleal y un Santos más. Pensaba en Óscar Iván Zuluaga, un gran tipo inteligente y preparado pero que tiene un camino muy difícil que recorrer para lograr que Colombia lo conozca. 

Volteé a mirar a Mariana y ya llevaba media hoja escrita. Le pregunté qué escribía y me dijo que un cuento llamado "Lina no sabe nada". Lo primero que se me ocurrió preguntarle fue de qué se trataba y en un tono un poco irónico me respondió "pues de una niña que se llama Lina y que no sabe nada". Ese fue uno de los momentos en los que sentí que mi propia hija ya me había superado.

Pensé mucho en la política colombiana. En los malos manejos que le dan la mayoría de los que se dedican a ella. Ser transparente en este país parece que no sirve, porque vivimos en una sociedad que no está preparada para la verdad.

Por último: leí todo lo escrito y concluí que personas como yo estamos en esto porque queremos que Colombia sea un mejor lugar para personas como Mariana.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/M/mariana_y_la_politica/mariana_y_la_politica.asp

sábado, 23 de noviembre de 2013

El incompetente

MIÉRCOLES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2013 - LA OTRA ESQUINA

Siento tener que decir esto, pero el actual Alcalde de Medellín Aníbal Gaviria, es el más incompetente que ha tenido la ciudad en los últimos 1500 años. Si, exagero en el tiempo pero es solo para dimensionar lo mal que está la ciudad.

La última perla del señor es no prestarle el estadio Atanasio Girardot a Nacional para afrontar su partido por la primera fecha de los cuadrangulares finales de la Liga Postobón. La decisión está basada en los incidentes, peleas, vandalismo, disturbios y mal comportamiento de algunos criminales que se disfrazan de hinchas y que en cada partido, sea cual sea el rival, terminan en confrontaciones a las afueras del estadio y sus alrededores.

Basándonos en la lógica de Gaviria, tanto Nacional como Medellín, no podrían jugar jamás en el Atanasio, pues como lo dije antes, en cada partido hay peleas, no importa el equipo.

Este Alcalde, que le ganó a Luis Pérez en las pasadas elecciones solo por 12 mil votos (con lo que quiero evidenciar que su victoria no fue arrolladora como lo pensaba), no tiene ni una pizca de liderazgo y mucho menos autoridad para una ciudad tan compleja como Medellín. Son evidentes los problemas de seguridad, del tema ya hemos escrito en varias ocasiones, la movilidad es un caos, el desempleo no disminuye, los problemas para entregar vivienda son reales pero no salen a la luz pública y la modernización de la administración fue un fracaso, o acaso alguien puede decir que la creación de vicealcaldías (burocracia y derroche) sirvieron para algo.

Gaviria se ha concentrado en internacionalizar la ciudad y buscar cuanto premio exista para poder decir que hace algo, pero su ineficacia es abismal. Solo hay que traer a colación la crisis del Edifico Space. Él se encontraba disfrutando de unas “merecidas” vacaciones (no sé de qué descansaba) cuando ocurrió la tragedia, un sábado. Regresó a la ciudad el jueves, es decir 6 días después, y la explicación que dio en Blu Radio fue que había sido muy difícil organizar el viaje de regreso, desde tierra santa, por aquello de los vuelos internacionales, las conexiones y bla bla bla. Juzguen ustedes estas declaraciones y díganme si no son muy débiles. ¿Quién le hubiera reprochado a un gobernante comprometido con su ciudad que hubiera alquilado un avión que lo trajera de inmediato a ponerse al frente de la situación? Pues yo soy muy crítico pero habría valorado el gesto de que contra viento y marea llegara a la ciudad. Pero no fue así, tanto que quien estaba como Alcaldesa encargada, al parecer, desempeñó una labor digna de reconocer.

Prohibir el parrillero es otra de las medidas de la actual administración de Medellín, con el fin de evitar, eso creen, los crímenes. El tema poco se cumple, en las calles se ven dos hombres en moto de manera tranquila. Mientras se tomen acciones para frenar a los criminales pero no se haga seguimiento y se haga cumplir la Ley, no funcionarán. Eso lo sabe el Alcalde, pues es estudiado, pero no tiene ni la menor idea de cómo implementarlo.

Se dice que los homicidios en Medellín han disminuido de manera considerable. La administración saca pecho, no obstante esta reducción al parecer se debe a un pacto entre combos que dominan las comunas de la ciudad. Entre ellos no se están atacando, hay una relativa paz en comunas que han vivido épocas de violencia aterradora pero no gracias a la acción eficaz del gobierno sino a la decisión de los combos. 

No sé que seguirá en Medellín. ¿Toque de queda en las noches para evitar robos? ¿Pico y placa todo el día para mejorar la movilidad? Cualquier cosa puede pasar, pero quienes vivimos en Medellín tenemos que estar atentos y pronunciarnos. Todos hacemos parte de la política, quienes creemos en ella y aquellos que dicen odiarla, es nuestro deber ejercer control político a los gobernantes, así no hayamos votado por ellos.

Post Scriptum: no puede ser casualidad que actualmente Juan Manuel Santos sea Presidente de Colombia, Gustavo Petro y Aníbal Gaviria alcaldes de Bogotá y Medellín y Sergio Fajardo Gobernador de Antioquia. Creo que la vida nos está mostrando los errores que no se pueden volver a cometer cuando vamos a elegir. Solo hay que evaluar el estado actual de los lugares que estos señores están gobernando para darnos cuenta de que esta época de zozobra, malas administraciones, falta de liderazgo, debilidad para ejercer autoridad, entre otras muchas cosas más, no la podemos volver a vivir o mejor dicho sobrevivir.

@DiegoMorita

jueves, 21 de noviembre de 2013

Reelegir a Santos

Por DIEGO MORA | Publicado el 20 de noviembre de 2013 El Colombiano


Tenía mis dudas sobre la posibilidad de que Juan Manuel Santos aspirara a reelegirse, pero con el pasar de los días y cuando la fecha límite para que lo anuncie se aproxima, debo confesar que la sensación que tengo es que tendremos presidente-candidato, con un caballito (agonizante) de batalla muy claro: la paz.

Santos no tiene nada más que mostrar, aunque se esmere por hacerlo. Las cifras y estadísticas no le dicen nada a un país que reclama seguridad y confianza, dos elementos perdidos en tres años y medio.

Pero veamos qué tendremos los colombianos si reelegimos a Juan Manuel:

¿Los cabecillas de las Farc en catamarán en Cartagena, hospedados en el hotel Santa Clara?

¿"Timochenko", "Iván Márquez" y "Santrich" en el Congreso?

¿Una economía creciendo al 3 % y no al seis como nuestro potencial lo permitiría?

¿Las locomotoras de Infraestructura y Minería varadas, sin gasolina ni timonel?

¿Más familias saliendo de la pobreza porque se ganan 200 mil pesos al mes? ¿En realidad, eso es salir de la pobreza?

¿Las regalías amarradas para todas las regiones y entregadas a cuentagotas gracias al "yo te doy pero tú qué me das"?

¿Otra reforma a la justicia abominable y procedimientos por fuera de la Ley para archivarla?

¿La muerte definitiva de la salud en Colombia gracias a un gobierno ineficaz que no ha podido darle solución a un problema que solo requiere voluntad?

¿Cien mil casas gratis más, después de que en campaña se ofreció un millón?

¿Más paros de transportadores, estudiantes, controladores aéreos, Rama Judicial, cafeteros, paperos, campesinos en el Catatumbo y los mineros? ¿Y un pésimo manejo de estas crisis desde el alto gobierno?

¿Más pérdidas de territorio? como los 75 mil kilómetros de mar en San Andrés y que un año después del fallo de La Haya aún no sabemos qué hará el Gobierno.

¿Seguir inaugurando obras del gobierno de Uribe y entregarlas como propias?

¿Más derroche de los recursos del Estado creando consejerías para todo problema que aparece, nuevas embajadas, consulados y cargos que no se necesitan?

¿Quince Ministros de Justicia, Interior y Agricultura? Si hemos tenido cinco en tres años a cuántos llegaremos en ocho.

Y podríamos seguir preguntando por las razones para reelegir a Juan Manuel Santos que son muchas pero el espacio es corto. Cada uno puede hacer el ejercicio y llegar a sus propias conclusiones.

Por último:Germán Vargas Lleras será candidato a la Presidencia ¿cómo hará para salirse de la Fundación Buen Gobierno? Será una maniobra digna de aquellos que usan la política para su beneficio personal sin importar por encima de quién haya que pasar.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/R/reelegir_a_santos/reelegir_a_santos.asp

jueves, 14 de noviembre de 2013

¿El acuerdo?

Por DIEGO MORA | Publicado el 13 de noviembre de 2013 El Colombiano


Humberto De la Calle, negociador estrella del Gobierno colombiano en La Habana, explicó en días pasados lo que representa el acuerdo sobre el punto dos (participación política), al que llegaron con las Farc después de más de un año de negociación.

Son veinte cuartillas que contienen el acuerdo y que se pueden resumir en tres puntos: garantías, participación y cambios en el sistema político.

Según De la Calle, las garantías buscan allanar el camino para que el Gobierno presente un proyecto de Estatuto de la Oposición. No se entiende para qué gastaron tanto tiempo en esto si nuestra Constitución lo establece claramente; parece que olvidaran de forma amañada el artículo 112 que establece: “los partidos y movimientos políticos con personería jurídica que se declaren en oposición al Gobierno, podrán ejercer libremente la función crítica frente a este, y plantear y desarrollar alternativas políticas”. ¿Acaso no es más fácil hacer cumplir la ley vigente que ponerse a inventar nuevos mecanismos que les sirvan solo a las Farc?

La participación aseguraría una revisión del sistema actual para que haya más incidencia en la formulación de políticas públicas. Esto va ligado al primer punto de la agenda (aunque nadie lo reconozca) sobre el agro. Nada mejor para los grandes despojadores de tierras que tener incidencia en las decisiones sobre lo que más les conviene.

Los cambios en el sistema político, sean los que sean, son un triunfo para una organización terrorista. Las Farc lograron arrodillar al Estado colombiano, consiguieron que se negociara bajo sus condiciones. Todos los días le midieron el aceite a un Presidente laxo y que lo apostó todo por este proceso, sin medir las consecuencias y sin escuchar el clamor de millones de ciudadanos que queremos la paz pero no bañada de impunidad. Queremos una paz justa no una paz a cualquier precio y de corto alcance.

Nos han dicho que seremos los colombianos los encargados de refrendar los acuerdos. Loable pero difícil de cumplir. ¿Se arriesgarán Gobierno y Farc a dejarles a los colombianos la decisión de aprobar un proceso plagado de errores y altamente impopular? ¡Creo que no! Pero hay que estar atentos para ver qué se inventan…

El acuerdo, según el Gobierno brinda una “apertura democrática para la paz”. Preocupa que la democracia más antigua y estable de América se negocie y redefina con aquellos que tanto hicieron por destruirla.

Por último: ¿La justicia discutiría con los violadores y asesinos las penas por sus crímenes? La respuesta es un rotundo no. Es por eso que no se entiende que se les haya dado tanto a las Farc y que no hayamos recibido de ellas sino dolor y sufrimiento.

@DiegoMorita


jueves, 7 de noviembre de 2013

La foto

Por DIEGO MORA | Publicado el 06 de noviembre de 2013 El Colombiano


¿Tienen afán las Farc en firmar un acuerdo de "paz" con el gobierno de Juan Manuel Santos ? Si juzgamos rápidamente la foto conocida hace pocos días en un catamarán, la respuesta es NO. Y es entendible su desinterés, para qué afanarse si en La Habana desde hace un año se están dando la gran vida. No los persiguen las autoridades, pasaron del monte y de dormir en hamacas o esteras a los lujos de El Laguito y son el centro de atención de los medios, incluso si hacen mucho ruido al correr una silla.

En la actualidad, las Farc tienen la sartén por el mango (cuando digo sartén hablo del presidente Santos), el proceso -sea lo que sea que hagan en Cuba- avanza a su ritmo, es decir, no avanza. Se han gastado un año en discutir dos puntos: el primero sobre el agro, del cual emitieron un comunicado largo pero que no dice nada, y el segundo, sobre participación política que dicen tenerlo en un 90 % listo y que obviamente es el que más les interesa, pues su anhelo (que es distinto al de los colombianos) es brincar sin esfuerzo de la selva al Congreso.

La foto, no es más que la muestra, nuevamente, de que a las Farc las tiene sin cuidado la opinión pública. "Tenemos derecho a descansar", expresó Rodrigo Granda y en eso tiene razón. El problema realmente es descansar en La Habana de reunirse tres días a la semana cuatro horas pero seguir ordenando ataques a la Fuerza Pública, destrucción de poblaciones, extorsiones y secuestros en Colombia ¿por qué de eso no descansan también?

Su accionar terrorista no lo cesan, ya que tienen al frente un gobierno laxo y sin carácter que se tragó el sapo de negociar en medio de las balas y el dolor de las miles de víctimas, excusa que sirve para justificar el continuo derramamiento de sangre y que eso pase sin que aquí, pase nada.

Lo más preocupante de todo es el cinismo con que Gobierno y Farc manejan lo que pasa en La Habana. Utilizan el mismo lenguaje para no decir nada, porque con nada nos quedamos los colombianos cada vez que hay anuncios de las partes. No hay avances, no hay luz al final del túnel. 

La foto representa que los colombianos ya perdimos con este proceso y que las Farc ganaron un espacio político y ser contraparte válida ante el Estado colombiano.

Por último: Navarro, Cepeda, Roy, pidieron no darle importancia a la foto, ¿será que si los protagonistas fueran otros pedirían lo mismo? Flota tranquila y descarada la doble moral en nuestro país.


@DiegoMorita

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/L/la_foto/la_foto.asp