jueves, 24 de enero de 2013

Estado de excepción

Por DIEGO MORA | Publicado el 23 de enero de 2013 El Colombiano


Desde hace dos años el grupo narcoterrorista de las Farc se convirtió en una excepción, no solo a una regla sino a todas ellas. Gracias a un gobierno que olvidó que el monopolio de la fuerza lo ostenta el Estado y que intentando quedar bien con todos, menos con los colombianos, ha legitimado un accionar criminal latente en el país desde hace cinco décadas, dejó atrás el combate frontal y exitoso de la política de seguridad democrática, que logró diezmar a las Farc en su capacidad operativa y mental, y con su nuevo rumbo permitió que el terrorismo renaciera de las cenizas y hoy se muestre fortalecido y gozando a sus anchas de un proceso de "diálogo", que saben, no llegará a ninguna parte.

El 20 de noviembre de 2012, las Farc anunciaron desde La Habana un cese unilateral del fuego por dos meses. Ese mismo día en Antioquia se presentaron hostigamientos (algunos aseguraron que hubo fallas en la comunicación desde La Habana hasta la selva). En 60 días, la "tregua", que celebró con algarabía la Marcha Patriótica, fue violada 57 veces, según información de las Fuerzas Militares ¿el mensaje no llegó? ¿Están divididas las Farc? ¿Otro engaño más?

Se consolidan las Farc entonces como una excepción ¿por qué? 1. Ellos no secuestran (aunque sean los que más secuestrados tienen). 2. No son traficantes de droga (aunque son el cartel más grande del mundo). 3. No asesinan (aunque todos sabemos lo atroces que son). Y la lista es más larga…

Violar una "tregua" que ellos mismos anunciaron es un absurdo, no obstante para el doctorJuan Manuel Santos, Presidente de Colombia, las Farc cumplieron con algunas "excepciones". Sí, fueron 57 excepciones que dejaron muertos, desplazamiento, poblaciones destruidas y claro, cumplir con el objetivo del terrorismo: sembrar miedo y zozobra en la sociedad.

¿Cuántas excepciones aguantará Santos? ¿Cuántos muertos se pueden aceptar? ¿Cuál es el costo que está dispuesto a pagar por conseguir su paz? Preguntas repetidas sin descanso…

Pero a las Farc "hay que creerles", sin importar que con sus actos borren las palabras, hay que otorgarles algunas concesiones, permitir que expresen sus posiciones desde Oslo y La Habana con los medios de información listos y ansiosos por hacerles eco a sus declaraciones, aunque ellas sean una burla para el país.

¿Hasta cuándo resistiremos los colombianos esta situación? ¿Seguiremos poniendo la otra mejilla eternamente?

Por último: Santos aun no decide qué hacer con el fallo de La Haya (parece que no es importante) y ahora se preocupa más por el futuro político de Vargas Lleras: vamos por los votos o seguimos construyendo casitas, increíble….

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita