viernes, 7 de diciembre de 2012

Hay que creerles...


A las Farc cuando dicen que no tienen más secuestrados, que no trafican drogas y que ellos han sido víctimas de una persecución del Estado; a los empleados judiciales cuando nos dicen que su protesta es justa (sabiendo que sus salarios son más altos que los de muchos médicos) y cuando dicen que suspenden el paro para irse de vacaciones; al Presidente Santos cuando expresa que el país va por buen camino, que ha mantenido la Política de Seguridad Democrática y que no aspirará a la reelección si siente que ha cumplido con sus promesas.

Hay que creerles, a los vendedores de películas piratas cuando dicen que no es grabada de la pantalla del cine, al vendedor ambulante que no rebaja nada porque, según él, apenas le está ganando, precisamente, el valor que uno le pide descontar, a los que te dan garantía por un año y cuando vas a hacerla efectiva te dicen que eso no lo cubre.

A las promesas de los políticos que aparecen cada cuatro años, a los que dicen ser los más transparentes y que combatirán la corrupción; a aquellos que dicen votar por convicción pero reciben mercados y comen sancocho de cuenta del candidato; hay que creerles a los que no te miran al hablarte y solo te hablan para pedirte favores.

A los que dicen que el mundo se va a acabar el 21 de diciembre, a los que creen que el mundo se va a acabar, a los medios cuando dicen que son objetivos, a Petro cuando dice que a Bogotá si le conviene el nuevo esquema de recolección de basuras, a Samper cuando dijo que todo fue a sus espaldas y cuando opina creyendo que lo que dice es inteligente y a Pastrana cuando se niega a responder en la Cámara de Representantes por el tema San Andrés.

Hay que creerles, a los informes de gestión con gráficas que nadie entiende, a los Gerentes que se llenan la boca diciendo que son un empleado más, a los que creen que el proceso de paz tendrá éxito, a los que tienen Twitter y su foto de perfil es un huevo, a los que se toman fotos del abdomen y las suben a Facebook, a los que dicen que no les interesa tener un celular inteligente porque eso es un vicio (pero en realidad es que no tienen con qué comprarlo) y a quienes dicen que en vacaciones van para Mayami.

A los novios que se juran amor eterno y cada dos meses cambian de pareja, a los que llevan en sus carros el aviso de “inteligencia vial” pero son unos brutos al volante, a los que tiene un Iphone en prepago, a los ateos (hasta que hay turbulencia en el avión) y a los artistas que dicen que se deben a los fans.

Hay que creerles a todos, aunque sabemos que están mintiendo, porque créanme…el mundo se va a acabar!!!

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita