viernes, 30 de noviembre de 2012

Colombia es pasión

Por DIEGO MORA | Publicado el 28 de noviembre de 2012 El Colombiano


Que La Haya decidiera quitarnos 75 mil kilómetros de mar y entregárselos a Nicaragua, ha despertado un sentimiento patrio en los colombianos que nos tiene defendiendo nuestra soberanía y esperando a que el gobierno desacate el fallo de la corte.

Pero somos coyunturales. El Chocó necesitó que un Diputado de Antioquia dijera que invertir dinero allí era como "perfumar un bollo" para que todo el país se volcara a apoyarlo. Fue tendencia en Twitter, el autor de la frase fue investigado y hasta su hoja de vida revisada, ¿hoy, quién se acuerda del Chocó?

Pasa igual con la defensa de los animales. Cada semana sale una noticia de maltrato: a una lechuza, a un perro, hace poco a un caballo y se prenden las alarmas, se unen las voces para rechazar estas situaciones; eso sí, solo por unas horas quizá un día, y chao, hasta la próxima.

No obstante esto no es una crítica, no es un reproche a nuestra actitud de indignarnos selectivamente y por épocas. Prefiero catalogarlo como un llamado a ser coherentes en nuestras posiciones y a defenderlas en todo momento. Sé que no es fácil pedir la misma indignación por el tema San Andrés o Chocó, pues cada ser humano tiene motivaciones distintas, la pregunta es ¿nos indignamos porque lo sentimos o por presión social?

San Andrés está de moda. Hoy la mayoría del pueblo colombiano tiene sus ojos puestos en la isla. Sí, hay que reconocer que antes del fallo no nos acordábamos de este departamento ni de la riqueza de sus mares, pero esa no es excusa para hoy no ser vehementes en su defensa y dejar salir a flote toda nuestra pasión. 

Siempre he creído que la justicia es cuestión de sentido común: si alguien asesina a una persona debe pagar por ello en la cárcel. Si un grupo de personas lleva 50 años delinquiendo, masacrando, secuestrando no pueden quedar impunes so pretexto de un proceso de paz. Si una corte internacional despoja a un país de una porción de mar que siempre le ha pertenecido y viola su soberanía, el país afectado no debe acatar ese fallo.

Presidente Santos, en sus manos está que el país y el territorio que recibió, así continúe. No permita por favor el despojo que La Haya nos quiere hacer, haga respetar nuestra soberanía.

Por último: indignarse está bien. Criticar un fallo y pedir un desacato no es delito, ni una estrategia electoral, no seamos facilistas definiéndolo así. Respeto a los pocos que piden acatar el fallo de La Haya, apoyo a los muchos que sostienen lo contrario; eso es democracia ¿no?.

@DiegoMorita


2 comentarios:

  1. Como dice Fernando Vallejo al siguiente muerto lo borra el próximo partido de fútbol, tenemos memoria superflua, volátil, temporal pero gracias a ella podemos empezar una y otra vez de nuevo sin hacer a final de cuentas nada por nadie hasta que nos llega la muerte que viene siendo al fin y al cabo la razón de vivir, para morir nacimos, para olvidar recordamos, un saludo desde la Frontera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludo especial Alejandro y gracias por comentar.

      Eliminar

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita