jueves, 8 de noviembre de 2012

Bomba de tiempo


Por DIEGO MORA | Publicado el 07 de noviembre de 2012
 
Sergio Antonio Castro, Franklin Moreno Gómez, Wilmar Mateus Medina, Cristian Camilo Ríos, Juan Jacob Freyte, Fredy Espinosa García y Diego Hernández Pisa.

Seguramente estos nombres no son fáciles de reconocer para la mayoría de quienes estén leyendo esta columna y es normal, pues vivimos en Colombia, un país sin memoria y en el que pasan tantas cosas a diario que recordar los nombres de los muertos que tenemos que llorar no es sencillo.

Los siete nombres mencionados pertenecen a héroes de nuestra Policía Nacional que fueron asesinados en el cumplimiento de su deber en la ciudad de Medellín, en los últimos cuatro meses; y cinco de ellos solo en octubre.

Sergio y Franklin murieron en julio mientras investigaban una red criminal relacionada con narcotráfico.

Wilmar y Cristian fueron masacrados al responder a una balacera en el barrio el Salado, al entrar a una casa en la que se escondían los delincuentes, fueron recibidos a bala y heridos fueron tirados al piso y rematados.

Juan, Fredy y Diego murieron al llegar a relevar a sus compañeros en una denominada "frontera invisible", allí fueron recibidos con una granada y disparos.

¡Absurdo…

Medellín es una bomba de tiempo. Vivimos una época que puede compararse con aquella que está en el olvido, pero que hace parte de nuestra historia, esos años en los que salir a la calle era un "deporte extremo", pues la incertidumbre de dónde estallaría la bomba o en qué esquina matarían (por dinero) a un policía, rondaba en el ambiente.

Pero lo más grave (siendo absolutamente grave) no es la situación actual, lo peor es que la administración de la ciudad se tape los ojos, se desentienda de los temas prioritarios y le otorgue más importancia a la burocratización, al cinturón verde y al doble concierto de Madonna.

Medellín necesita un Alcalde 24 horas, ha dicho el Concejal Juan Felipe Campuzano en muchas ocasiones y comparto con él esta afirmación.

Con seguridad a quienes votaron por Gaviria les parece irrelevante si viene o no la "Reina del pop" o si la ciudad se gana un premio cada semana, mientras a la salida del trabajo los atracan, aumenta la extorsión a los empresarios y el microtráfico de drogas mueve miles de millones de pesos al día, aunque nos digan que "aquí no pasa nada".

Por último: Medellín necesita determinación para acabar con la delincuencia.

El compromiso de nuestros héroes de la Policía Nacional lo tenemos, pero ellos requieren de la decisión del Alcalde, si esto no pasa, el reloj de la bomba llegará a cero y los recuerdos serán de nuevo nuestra realidad. 

¿O ya lo son?. 

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita