jueves, 11 de octubre de 2012

No hay causa perdida

Por DIEGO MORA | Publicado el 10 de octubre de 2012 El Colombiano


Independiente de que se esté o no de acuerdo con las tesis del expresidente Álvaro Uribe , considero que el libro que acaba de publicar, titulado “No hay causa perdida”, es una lectura obligada para todos.

Esta misma idea la expresé en mi cuenta de Twitter y alguien me respondió: “el día en que leer a Uribe sea una obligación, prefiero coger una cuerda y ahorcarme”. Bastante dramática la respuesta que, por supuesto, de inmediato refuté diciendo: leer jamás será malo pero si leer a Uribe lo lleva al suicidio, por favor evite hacerlo.

No hay causa perdida, es un libro excepcionalmente escrito. Su narración es sencilla, lúcida, ordenada y conmovedora. No pretendo hacer una reseña, ni quiero parafrasear al expresidente, solo quiero dedicarle estás líneas al esfuerzo hecho por él documentando escenarios de su vida y recreándolos a través de las palabras.

Siempre que escribo sobre Uribe recibo una gran cantidad de mensajes, en su mayoría negativos y llenos de improperios. Algunos creen que me paga por escribir columnas en las que resalto su labor y amor por Colombia. Obviamente no lo hace, pero como lo he expresado antes, creo en sus tesis desde el día en que lo escuché por primera vez.

Fue en la Universidad de Medellín, empezaba mis estudios universitarios y él era gobernador de Antioquia. De manera magistral, sin libreto, sin discurso escrito, Uribe nos contó a los más de 1.000 estudiantes y profesores que llenamos el teatro lo que estaba haciendo y lo que quería hacer por el departamento. Allí me di cuenta de que Colombia tenía a un líder haciendo fila para cambiarle el rumbo. ¡Y acerté!

Leer el libro ratificará en los que creen en Uribe ese sentimiento que los une a su forma de ser, a su estilo. Sus opositores encontrarán respuesta a muchas preguntas, si lo desean entenderán el porqué de muchas actuaciones y decisiones que ha tomado en su vida pública. Con esto no quiero decir que cambiarán de posición pero sí tendrán un panorama más amplio de análisis.

Uribe no escatima en detalles para contarnos grandes momentos de su vida y lo hace sin pretensión alguna, tal vez con la simple intención de compartirle al lector apartes de su existencia, muchos de ellos, desconocidos pero que contribuyeron a formar al hombre, al político, al líder.

Por último: las ganancias de este libro se destinarán a financiar la universidad virtual, sueño del expresidente desde hace muchos años. Compren el libro, así no estén de acuerdo con Uribe, seguro sí están de acuerdo con la educación como motor del desarrollo en nuestra sociedad.

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita