miércoles, 15 de agosto de 2012

Con Uribe sí se charla

Por DIEGO MORA | Publicado el 15 de agosto de 2012 El Colombiano


Asistí hace poco, y por primera vez, a una charla del expresidente Uribe. Por espacio de dos horas los asistentes escuchamos su visión de América Latina y, claro, de Colombia.


Conozco las tesis del expresidente y comparto la gran mayoría, no obstante, algunas voces han cuestionado el hecho de que estas charlas, que también dicta en colegios, se realicen sin un interlocutor, alguien en la otra orilla que pueda refutar y debatir con él. Cuestionamiento válido y necesario para la democracia.

La asistencia a estas charlas es voluntaria y previa inscripción. Quien asiste, lo hace porque le interesa lo que Uribe tiene que decir. También asistirá alguien que no comparta sus postulados y eso es perfecto, ahí está el secreto, ahí está la democracia.

Estas charlas se organizan para escuchar a Uribe y así son publicitadas, los asistentes saben a qué van, no hay engaños. Por ejemplo, el lunes pasado, se llevó a cabo un conversatorio entre Belisario Betancur Álvaro Uribe organizado por la Gobernación de Antioquia, un ejercicio diferente en el que desde la política y la visión de cada uno hablaron sobre el departamento. Los asistentes deciden con quién estar o no de acuerdo, ahí está la democracia.

El pluralismo es evidente en este tipo de ejercicios. Cualquier persona puede asistir, a nadie le preguntan su ideología. No es un secreto que Uribe vibra con la política, vive por ella y este tipo de eventos son una plataforma importante para exponer sus tesis, lo cual dista del escenario, facilista, de que estos espacios son creados para imponer sus ideas como las únicas. 

Eso está alejado de la realidad. Uribe sabe debatir, sabe exponer sus creencias y escuchar a los demás, ahí está la democracia.

En la charla, fueron varias las ovaciones, espontáneas, de los asistentes. No vi a nadie obligado a aplaudir, ni a tomarse fotos y expresarle, al final, su cariño y agradecimiento.

No creo que estas charlas sean peligrosas para los asistentes que escuchan solo una posición. Reunir a un grupo de personas que comparten las visiones de un líder político del país es un acto de la libre democracia. Si alguien desea escuchar otras posiciones políticas en sus colegios o universidades, simplemente debe invitar al orador de su gusto, seguro aceptará.

Por último: se puede estar o no de acuerdo con Uribe en sus tesis, pero jamás se podrá desconocer el avance que Colombia logró gracias a él. Escucharlo exponer en diferentes escenarios no le hace ningún daño al país, si a alguien así le parece, le recuerdo que la labor de formar inicia en casa, ahí empieza la democracia. 

@DiegoMorita


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita