sábado, 21 de julio de 2012

Según el marrano


Las diferentes apreciaciones de lo sucedido en estos días en el Cauca son una muestra fehaciente de la doble moral que flota, tranquila y acomodada, en el ambiente colombiano.

No repetiré los hechos conocidos por todos, gracias al amplio cubrimiento mediático que se le ha dado a la aberrante situación que vive este departamento, solo quiero evidenciar, sin nombres propios para no herir susceptibilidades y para evitarme unos cuantos insultos, que según la situación y la conveniencia personal, algunas personas analizan y opinan el acontecer diario en el país.

Los indígenas asumieron, sin tener en cuenta aquí que estén infiltrados por el grupo terrorista de las farc, que su enemigo número uno es el Estado y en su representación el Ejército Nacional y los soldados que cada día arriesgan sus vidas por cuidarlos y cuidarnos. ¡Grave error!

No hay duda, esta población ha sufrido un abandono constante a través de los años, algunos gobiernos ni se han dado por enterados, otros han implementado acciones, con algo éxito, pero que ante el cambio de administración se han detenido, sin embargo, esto no le otorga, a los indígenas ni a nadie, el derecho de usar las vías de hecho para hacerse sentir y escuchar.

Los indígenas también están regidos por la Constitución Nacional y haciendo uso de sus derechos expresan su posición, eso es lo correcto. Pero no se les puede olvidar que también tienen unos deberes que cumplir.

Es absurdo, que algunos “analistas” y otros a los que un cartón les certifica el título de “periodistas” sean tan facilistas en sus apreciaciones criticando y atacando a aquellos que pedimos el uso legitimo de la fuerza del Estado para mitigar la situación en el Cauca. Y no es porque critiquen y muestren su desacuerdo con la posición, en el disenso está la democracia, es porque distorsionan la realidad y malinterpretan las opiniones, lo cual impacta al ciudadano de a pie y desprevenido que puede hacerse una imagen errada de la situación ¿acaso quién pidió bala para disipar a los indígenas?

Más indignante aun, es identificar que algunas personas por el solo hecho de desacreditar una política como la de Seguridad Democrática, implementada con éxito por el Presidente Álvaro Uribe Vélez, tratan de desviar la atención olvidando que en las últimas décadas las acciones de esa política han sido las más certeras en la zona.

Y sigue la indignación, cuando el Comandante del Ejército identifica a un supuesto indígena como miembro activo de las milicias terroristas de las Farc, pero la mesa de diálogo entre gobierno y esta comunidad lo tiene a él como protagonista.

Y duele más cuando algunos “reconocidos” personajes de la vida nacional apoyan las acciones tomadas por esta comunidad y las justifican con la firme intención de culpar al Estado de haberlos abandonado.

Pero no se detiene, es aun más grave cuando muere un indígena, situación que reprocho y espero que la justicia aclare con prontitud, por no detenerse en un retén militar y de inmediato, esos mismos que apoyan el accionar, casi demente y delincuente de esta comunidad, salen de sus oficinas a exigir todo el peso de la ley para los soldados, pero nunca lo pidieron para los que por la fuerza quisieron expulsarlos.

Es decir, para sacar al Estado del Cerro Berlín, no importa qué se haga ni cómo se haga, la Constitución queda de lado, pero ante la muerte de un indígena, que quería que la fuerza pública no estuviera allí, si se exige respeto por la Ley. ¡A mí que me expliquen!

¿Doble moral? Si. Y ya no es doble, sino triple y cuádruple, porque los principios se acomodan según la situación, es decir, en Colombia algunos exigen “según el marrano”. ¡Qué tristeza!

@DiegoMorita

5 comentarios:

  1. Si se ha debido tener en cuenta la infiltración del grupo terrorista a la comunidad indígena para este comentario, porque así se sabe que ellos no "asumen" sino "saben" que su enemigo es el Estado. Atacar a la fuerza pública que se encuentran en zona de combate es un delito y nada justifica la violación a la Constitución que esta por encima de las leyes de una comunidad por ancestral que sea y es cierto que algunos periodistas en su afán de vender tergiversan una noticia a su conveniencia.

    ResponderEliminar
  2. Es muy interesante su opinión y tiene una forma muy educada y correcta de compartirla y tiene en cuenta acertadamente que aún no son comprobadas dichas infiltraciones o intenciones. Excelente en general, aún cuando difiero en algunos aspectos, pues yo confío en la palabra de los indígenas y entiendo que llegaron a este punto como último recurso, ya que ni la protesta, ni el diálogo funcionaron porque como usted lo dice la sociedad entera los ignora, por eso me pareció cruel e indignante, la forma en que ahora si les ponen cuidado, tachando a la comunidad con calificativos terribles y afirmaciones sobre simples suposiciones por un hecho en el que más allá de heridas emocionales ningún militar recibió un rasguño. Ahora ha desencadenado en odio y racismo que cobra la vida de 2 indígenas. No me parece justo.

    Pero está bien y estoy de acuerdo que la acción cualquiera que sea la razón y así no hubiera causado daños puede ser condenable.

    ResponderEliminar
  3. Los indígenas aún no tienen la educación suficiente para comprender las vías del derecho constitucional,se indignan ante criticas similares por que tienen una mentalidad de pertenencia por su identidad indígena que rechaza muchas de las influencias de la civilización actual, sera que el estado no tiene la injerencia suficiente en materia de desarrollo para darle una mejor calidad de vida a los resguardos?

    ResponderEliminar
  4. Los indigenas son tan ignorantes que prefieren ser narcos, vivir en el campo sin lujos, sin ley, sin orden.

    Y los inteligentes somos los citadinos? Cuento tan chimbo el de este sr. Esa gente ha demostrado ser mas organizada, respetuosa y trabajadora que nosotros. Dejenlos vivir en paz. En 1 mes cada uno de nosotros seguira pensando en la ultima pelicula, la ultima coleccion de Gucci, la semana de la mode de alguna ciudad, los chismes chismes de los noticieros. Mientras esta gente vive exactamente igual que hace 50 años. Nosotros hacemos patria esclavizados ante necesidades inventadas. Ellos viven de cultivar lo que el mercado pida. Yuca, papa, hortalizas y coca. Porque eso es lo que pide el mercado. Si se acaba el negocio de la Coca, ellos dejaran de cultivarla.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita