miércoles, 13 de junio de 2012

Con los niños no se metan

Por DIEGO MORA | Publicado el 13 de junio de 2012 El Colombiano

En 1989 fue adoptada por Naciones Unidas la Convención sobre los Derechos del Niño, 54 artículos que consagran el derecho a la protección del gobierno, el derecho de los menores de 18 años a desarrollarse en medios seguros y a participar activamente en la sociedad, entre otros.

Las Convenciones de Ginebra, creadas como una forma de "humanizar la guerra", establecen que está prohibido utilizar a menores de 15 años en un conflicto. A la vez el Protocolo facultativo de la Convención, prohíbe el reclutamiento de menores de 18 años.

Pero esto, en la mayoría de los casos, se queda en un deseo, en un sueño. La problemática mundial de niños que son utilizados en conflictos aumenta en la misma proporción de los muertos que dejan las confrontaciones, absurdas, alrededor del mundo.

Y en Colombia el panorama no es distinto y aunque no pueda compararse a hechos deplorables como los del Congo, es una situación que se presenta de manera continuada hace varios años y que no tiene una solución clara y efectiva por parte del Estado.

Entre 2009 y 2011 la ONU denunció 343 casos de reclutamiento (secuestro), en 23 departamentos, y utilización de menores por parte del grupo terrorista de las Farc que incluso lleva un censo con el registro de las edades de los niños que se llevarán, algunos al cumplir los ocho años.

El caso más reciente de reclutamiento (secuestro) de menores por parte de las Farc, se presentó el 13 de mayo. 13 niños fueron sacados de varias escuelas de la zona rural de Puerto Guzmán, Putumayo, hecho denunciado por la ONU.

El gobierno ha guardado silencio, la parlamentaria andina Gloria Flórez , que también denunció, no volvió a decir nada, la senadora Gilma Jiménez , abanderada y defensora de la niñez, se ha limitado a decir "que la Gobernación del Putumayo niega el hecho", los medios de información no han tocado más el tema, la ONU no se ha retractado de la denuncia y los colombianos nos seguimos preguntando ¿dónde están los niños reclutados (secuestrados) en Putumayo?

¿Por qué el hermetismo en este tema? ¿La denuncia de la ONU no vale? ¿Qué impide que se hable de esto de frente? ¿Cuáles son las soluciones para evitar que este problema siga aumentando en el país?

Por último: es una verdad indiscutible: los niños son el mañana y hay que cuidarlos. Ojalá que los del Putumayo aparezcan sanos y salvos, de lo contrario se convertirá en un caso mediático y saldrán, los que hoy callan, a exigir respeto por la niñez en Colombia, cuando ya es demasiado tarde.

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita