miércoles, 11 de abril de 2012

Más que una estadística

Por DIEGO MORA | Publicado el 11 de abril de 2012 El Colombiano


¿En qué momento los muertos se volvieron una cifra, una estadística? ¿Será que la costumbre de amanecer cada día en un país que lleva más de 50 años sin vivir un día entero en paz nos llevó a reducirlo todo a cifras? 10 muertos hoy, 6 mañana, 25 mujeres asesinadas en lo corrido del año o "x" número de niños víctimas de balas perdidas, ¿así es más fácil?


Números que se convierten en gráficas para hacer diapositivas y que sirven para que alguien haga una exposición ante personas que seguro no piensan que esos números representan a Juan, María, Silvana o Carlos y que cada uno de ellos tenía una vida, un trabajo, una carrera por terminar, unos sueños por cumplir.


En su edición del 8 de abril el periódico El País de España publicó un reportaje titulado "Seguiré hasta el fin. Mato o caigo" que describe una serie de situaciones que se viven en Medellín, entre las cuales asegura que existen más de 5.000 sicarios distribuidos en unas 300 bandas o combos por toda la ciudad e incluso dice: "asesinar por encargo se ha convertido en un oficio ruinoso. A veces no se paga más de 5.000 pesos (unos 2 euros)".


Indignado, el Alcalde Aníbal Gaviria salió en defensa de la ciudad y en los micrófonos de una emisora discutió con Pablo de Llano , autor del reportaje. "Es un refrito de contenido amarillista. La realidad actual es muy contundente. ¿Cómo le van a decir a uno que el problema de los sicarios es más grave hoy que hace 20 años?", expresó el Alcalde.

Medellín ha avanzado, y mucho, incluso más que cualquier otra ciudad del país. El ejemplo más claro es el transporte público, un Metro que funciona y es impecable, Metrocable, Metroplús y rutas integradas que favorecen la movilidad de millones de personas. Y claro, Buen Comienzo y Medellín Solidaria son ejemplo y han sido reconocidos a nivel mundial, eso jamás se podrá desconocer. Sin embargo, falta mucho por hacer para disminuir la inequidad y por supuesto para que haya seguridad.

Que son "x" los muertos dijo el periodista. Que son "y" dijo el Alcalde. Pero ninguno dijo que uno solo es grave; así que la discusión no puede centrarse en el número, ni en cuántos había hace 20 años y cuántos hoy, sino en las acciones para evitar que mañana a Juan, María, Silvana o Carlos se les acabe la vida, el trabajo, sus sueños.

Por último: la transformación de Medellín se ve, pero llegó la hora de darle más importancia al problema social que desemboca en violencia que a las grandes obras de cemento. 

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita