domingo, 25 de marzo de 2012

Oración (en 50 palabras)


Despertó en la mañana, aun triste y con lagrimas rodando por sus mejillas, y cuando se dio cuenta de que seguía vivo no pudo evitar pensar en lo desgraciado que era, así que cerró los ojos nuevamente y esta vez le rogó a Dios o al Diablo que fuera para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita