lunes, 26 de marzo de 2012

¿Hay esperanza?


Continúan las dudas sobre las liberaciones de los 10 policías y militares secuestrados por las Farc y que según el último anuncio de este grupo terrorista, regresarán a la libertad los días 2 y 4 de abril.

Después de cambiar las fechas en tres ocasiones, el escepticismo crece y por supuesto la angustia de los familiares que anhelan tener pronto en libertad a sus seres queridos.

No sé cuál sea la intención real de liberar a estos héroes de la patria y además la de anunciar el cese del secuestro extorsivo; no me queda claro qué quieren conseguir, ¿paz? es poco probable, pues nos siguen asesinando, atacando poblaciones y patrullas militares, por eso y como dije en mi columna anterior, “a las Farc no se les puede creer”.

Sin embargo, espero y tengo fe en que las liberaciones se lleven a cabo con éxito para que termine por fin el suplicio y la humillación que han sufrido los secuestrados y sus familias.

Hace 50 años Colombia vive en conflicto y en los últimos 15 años ha visto como el accionar de los grupos ilegales se transforma y se convierte en terrorismo financiado por el tráfico de drogas.

Los colombianos de bien nos levantamos cada día con la esperanza de que esta situación se acabe algún día, queremos estar tranquilos, vivir en paz y mirar los ojos de nuestros hijos teniendo la plena certeza de que les espera un mejor mañana.

No obstante, el camino es duro. En la actualidad no está claro que se pueda lograr la eliminación definitiva de la violencia que nos agobia. Cada día el terrorismo logra permear mucho más nuestras vidas y lo que hace un tiempo era luz al final del túnel con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, hoy es una profunda oscuridad.

Y claro, no solo el terrorismo es el causante de nuestros problemas, pero si es la punta del iceberg. Colombia tiene que luchar cada día por disminuir y acabar con la inequidad, mejorar la educación, fortalecer el campo, generar empleo digno y bien remunerado, entre muchas otras cosas; pero mientras exista la amenaza latente de estos grupos ilegales y la posibilidad de que nuestras instituciones se debiliten no podremos avanzar. Por eso la premisa debe ser, derrotar el terrorismo.

Y algunos me llamarán guerrerista y seguro recibiré, como en otras ocasiones, insultos por mi posición y férrea defensa del gobierno de Álvaro Uribe a quien le creo y le agradezco todo lo que hizo por nosotros. Y ante el insulto, que no es más que la ausencia de ideas, callaré y seguiré adelante defendiendo mis posiciones.

Por último: padecer un secuestro 14 años, estar encadenado a un árbol y dormir con la certeza de quizás no despertar es algo que nadie merece. Pero no olvidemos que todos estamos secuestrados mientras no entendamos que somos un solo país y que cada uno debe aportar desde su diario vivir para que Colombia sea mejor y además que debemos eliminar, de nuestra cotidianidad, la indiferencia. Empecemos ya!

@DiegoMorita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita