lunes, 27 de febrero de 2012

Y sigue la tortura!


Lo del campesino torturado por las Farc es aberrante, descabellado, absurdo, asombroso y mil cosas más. Está muy claro, los ignorantes guerrilleros (léase Terroristas) de este grupo armado ilegal son unos dementes, porque solo en la cabeza de personas que no razonan puede caber semejante acto tan desproporcionado; y que por favor me disculpen los enfermos mentales por meterlos en el mismo costal con estos bandidos.

El solo hecho de querer atentar contra el ejército es ya un acto inhumano. Dirán los que saben, que es un acto propio del conflicto armado, las Farc dirá que es un acto de guerra y que siguen peleando por una sociedad más justa y equitativa, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre: es un acto cobarde de terrorismo.

Sumado a querer atentar contra el ejército, obligar a un campesino a transportar un burro cargado con explosivos, está bien que los burros sirvan para cargar pero tampoco pues, y cuando el señor se niega a hacerlo recurrir a la tortura para disuadirlo, es definitivamente una violación a todos sus derechos y evidencia un acto de desespero, muy común en el ser humano cuando las cosas no le salen como quiere; y que por favor me disculpen los seres humanos por meterlos en el mismo costal con estos bandidos. ¡Disculpa aceptada!

Luis Élder Dagua se negó a llevar el burro-bomba a la brigada del ejército en Caloto, así que le cosieron la boca con alambre, le golpearon las manos con piedras, le amputaron un dedo, lo apuñalaron. El campesino logró sobrevivir y se recupera de las heridas en un hospital de Santander de Quilichao.

Otras versiones indican que las heridas no son tan graves, que no hubo amputación ni peligro de muerte y que no existen indicios del burro-bomba, pero sí de 15 millones de pesos que habría recibido el campesino. ¿Y adivinen qué? ya le abrieron investigación a Luis, que seguramente, y siguiendo la línea de nuestra “justicia” colombiana terminará en la cárcel, él que fue la víctima. ¿Y los terroristas? Libres! ¿Se les hace conocido?

No terminaré de asombrarme jamás con los actos terroristas de estos dementes. Aunque me parezca lo más normal cada día cuando vea las noticias, aunque mañana parezca estar viendo el mismo noticiero de hoy, ¡no importa! porque el asombro me permite tener conciencia crítica y pensar que al protestar en 500 palabras en mi blog o en 140 caracteres en Twitter estoy rechazando y negando la más mínima posibilidad de aceptar cualquier modo de violencia.

Por último: no estoy de acuerdo con otorgarle a Luis una condecoración en el Congreso por su valor civil, pues tendrían que dársela también a muchos otros colombianos. Entiendo que sea un acto simbólico y valoro lo que hizo este campesino, pero estas atrocidades tienen que ser evitadas por el Estado y que esté pasando esto y mucho más, es una clara muestra del deterioro en seguridad que vivimos con el gobierno actual.

Atentamente, un idiota útil.

@DiegoMorita

2 comentarios:

  1. La verdad tantas atrocidades que cometen estos salvajes, que no encuentra uno en su lenguaje elemental palabras para calificarlos, solo dan ganas de llorar, por el campesino sacrificado, por la indolencia de un pueblo que ya se acostumbro a la barbarie y perdió su capacidad de asombro, por un gobierno que bajo la guardia frente a la serpiente venenosa en es la FAR sin C, que será de Colombia sin un conductor con los pantalones de presidente Uribe, a ese hombre hay que darle un día el puesto que se merece en nuestra historia.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita