martes, 31 de enero de 2012

¿Y el asombro qué?


Colombia es un país maravilloso y lleno de historias. No importa el tema que se elija siempre se encontrará algo único, que impacte y que te haga estremecer, cada cual, por supuesto, elegirá si siente alegría o tristeza.

Sin embargo, si algo debemos procurar los seres humanos es no perder nuestra capacidad de asombro. Hace algunos años, leía en un libro de filosofía que los niños son los mejores filósofos precisamente por su capacidad de asombrarse. Ellos se impresionan al ver un avión volar, un perro ladrar o un gato en un árbol, pero a medida que crecen pierden esa capacidad, por lo simple de esas cosas.

En lo personal, lucho cada día contra la costumbre, sobre todo en un país como Colombia. Estamos llenos de cosas buenas y malas, en cada esquina hay una historia asombrosa y basta con ver los noticieros de televisión o leer los periódicos para comprobarlo.

¿A dónde voy con todo esto? Simplemente a expresar que me niego a perder mi capacidad de asombro, no quiero acostumbrarme a que me parezca normal que una niña de diez años sea brutalmente golpeada al punto de casi fracturarle el fémur y que la abuela salga a decir que es culpa de la niña. Me niego a que me parezca normal que las Farc asesinen campesinos, utilicen caballos bomba o cadáveres para atacar a la fuerza pública, entre otras cosas terribles. Me niego a que me parezca normal que los testimonios de delincuentes condenados por delitos atroces sean tenidos en cuenta y enloden el buen nombre de funcionarios honestos y trabajadores.

En Colombia uno podría desconectarse durante un tiempo y al regresar encontrar cosas absurdas que pasan de largo.

Un chamán que paraliza la opinión pública porque evitó la lluvia y que será investigado por su trabajo y seguro quien lo contrató seguirá su vida tranquila, una presentadora que le hace una broma a un terrible programa de chismes y le caen encima como si fuera una delincuente, pero cierto o no el vídeo nadie cuestionó lo dañino de estos programas, pues nada peor que un rumor o un chisme para acabar con alguien. O qué tal la señora que cada vez que habla le hace sentir al país lo frágil que es y ahora quiere financiación privada para liberar secuestrados ¿acaso el secuestro y diez años de encierro en la selva con cadenas en el cuello y soportando tratos inhumanos necesitó financiación?

Yo no sé si alguien leerá este artículo, pero si lo hacen lo único que les pido es asombrarse cada día hasta con lo más sencillo, eso les ayudará a que cuando lean el periódico o vean un noticiero se cuestionen de las cosas que pasan en el país sin tragar entero, tal vez en ese momento se pasará de la simple información, de la simple narración de un hecho convertido en noticia, a la información con sentido y podremos seguir así por el camino de transformar nuestra sociedad.

viernes, 27 de enero de 2012

Realidad (en 500 caracteres)


Pensó que le gustaba todo de ella. Creía que ver su rostro era una epifanía. Verla caminar y contonear sus caderas era uno de aquellos recuerdos que no quería olvidar jamás. Su personalidad arrolladora y su inteligencia absurda con un tema siempre sobre la mesa, no dejaba de sorprenderlo. Sin embargo, lo que le gustaba realmente era su cara imperfecta y sus lunares en sitios inimaginados. Le gustaba ese cuerpo con varios kilos de más. Entendió que le gustaba la mujer real y no a quien su mente idealizaba. Supo que desde que la conoció empezó a mirarla con los ojos del amor, esos mismos que te enceguecen.

lunes, 23 de enero de 2012

Quisiera saber…

Hay muchos temas de los que quisiera saber un poco más. Por ejemplo, quisiera saber de economía, entender la tendencia del mercado y el momento oportuno para vender o comprar acciones (aclaro que no tengo acciones para vender ni dinero para comprar).

Quisiera saber de moda y entender algún día un desfile de esos en los que salen modelos con unos vestidos extraños y que uno piensa “quién se va a poner eso por Dios”, pero que resulta siendo la tendencia para el verano o lo que se usará en la temporada otoño-invierno (y claro no entiendo a los diseñadores colombianos hablando de estaciones) a menos que se refieran al calor de Barranquilla o al frío de Bogotá.

Quisiera saber de fútbol y poder decir sin que todo el mundo me caiga encima, por “bruto”, que no me gusta Messi (sin dejar de reconocer que es un gran jugador) y que me gusta más como juegan Cristiano Ronaldo y Andrés Iniesta.

Quisiera saber de música (entender que es el bendito color de la voz) y cuándo es que alguien canta desafinado. Obviamente tengo criterio para decir que una voz me gusta o no, el porqué es lo que no tengo muy claro.

Quisiera saber de arte para entender que es lo impactante en algunas pinturas que defino como “mamarrachos” o en esculturas que uno no sabe ni que son y que cuando lee una reseña dicen que es “arte posmoderno”. Me gusta mucho lo que hace Fernando Botero, me parece que sus “gordos” son diferentes y atractivos.

Quisiera saber qué es el criterio periodístico y entender por qué un mismo hecho puede llegar a tener varias miradas de acuerdo al noticiero que lo transmita. Creo que un hecho que se convierte en noticia tiene una sola verdad que se construye gracias a sus protagonistas, pero no es posible que, hablo de RCN y Caracol, pasen la misma noticia y la historia sea diferente.

Quisiera saber más de política y poder analizar la forma de “gobernar” de Santos, o que piensa Mockus de la vida (creo que ni él lo sabe), o entender por qué los bogotanos eligieron a Petro Alcalde o por qué Colombia es un país sin memoria y mal agradecido con Uribe quien hizo más que muchos presidentes juntos pero al que algunos sectores políticos y medios de comunicación critican y atacan sin descanso.

Quisiera saber de mecánica y no andar por la calle asustado por si acaso el carro se me vara y no tener otra opción que llamar a alguien para que me saque del problema.

Quisiera saber de cocina y cambiar mi especialidad de “arroz con huevo” por un buen pescado o una buena carne, de esa para chuparse los dedos.

Bueno, tantas cosas que quisiera saber, espero con el tiempo poder aprender un poco más, por ahora seguiré opinando, cuando sea el caso y me nazca, de lo que desee y ojalá mis seguidores en Twitter y amigos en Facebook me perdonen la ignorancia.

viernes, 20 de enero de 2012

A cuadritos (en 500 caracteres)


Siempre pensó que no necesitaba cambios en su vida, que con la forma que tenía de hacer las cosas era suficiente pues, al fin y al cabo, funcionaban. No tenía sobresaltos ni sorpresas, todo estaba debidamente organizado y había un momento preciso para cada cosa. Se sentía feliz con la rutina, con los cálculos, con tener una vida cuadriculada y perfecta a los ojos de los demás. Por eso, no supo qué pasó cuando de repente conoció a aquella persona que le mostró que existían otros caminos. Sin embargo no le alcanzó el tiempo para, probar y sentir, vivir la vida a rayas, porque todo espera, menos la muerte.

miércoles, 18 de enero de 2012

Despedida (en el doble de los caracteres)


Cuando leas este mensaje estaré muy lejos y no podrás hacer ninguna pregunta, así no tendré que mentir perdón no tendré que dar ninguna respuesta. He elegido esta forma de despedirme porque me pareció la más fácil de decirte adiós, de dejarte. Cuando escriba este mensaje estaré muy cerca de ti, pero mi cobardía impedirá que te mire a los ojos y te diga que tenías razón, que te diga lo siento. Así que te pido imaginar que mientras lees, estás mirándome a los ojos, yo soy la hoja de papel que te dice: tenías razón….lo siento mucho. Sé que la rabia te invade en este instante y puedo sentir como se arruga mi corazón al mismo tiempo en que aprietas la hoja en tu mano, pero créeme esta es la mejor decisión que he podido tomar en mi vida pues no te haré tanto daño, aunque también eres la pérdida más grande que tendré. Sé que la vida te premiará y serás muy feliz, mientras tanto yo estaré en algún lugar pensando en ti y esperando una segunda oportunidad para redimir mis culpas al verte sonreír.

jueves, 12 de enero de 2012

Algún día (en 500 caracteres)

¿Por qué se extraña a quien no se tiene? ¿Por qué sentir el  vacío de quien no te pertenece? Creo que no se extrañan las miradas, las sonrisas, los abrazos, los besos, el amor, la ternura, el cariño. No se extraña la compañía, la complicidad, la aventura, las palabras que salen desde el corazón y sin cálculos. No se extraña la posibilidad de algo más, de sentir otro cuerpo, de sentir otras manos. Lo que realmente se extraña es la sensación que te produce ese alguien. ¡Se extraña sentir la vida!

sábado, 7 de enero de 2012

Todos los caminos conducen a Uribe (en el doble de las palabras)


Hace unos días me reuní con unos amigos y nos sentamos a conversar y recordar momentos que vivimos años atrás. Después de hacer un recorrido gastronómico bastante exótico, por su combinación, que incluyó: mango maduro, nachos con queso fundido y guacamole, camarones, butifarra, chorizo, morcilla y arepa acompañados de whiskey, cerveza y vino tinto; y luego de repasar momentos claves de nuestras vidas, llegamos al punto al que, estoy seguro, llegan la gran mayoría de conversaciones en nuestro país, la política y por ende a Álvaro Uribe Vélez.

Los que me conocen de cerca, los que no, mis contactos en Facebook, mis seguidores de Twitter saben que soy un defensor del gobierno de Uribe y del legado que dejó en nuestro país. Sin embargo cuando se presentan discusiones entre amigos o familiares declarados “anti-uribistas” y quienes lo defendemos, evito opinar pues sé que este tipo de discusiones suelen terminar en peleas que trascienden a lo personal, ya que el ser humano siempre intenta convencer al otro de que su posición es la correcta. No hubo pelea, pero al irme para la casa empezó a darme vueltas en la cabeza lo que se dijo en la discusión.

Alguien dijo: Uribe es “Paramilitar”. No entiendo qué sustento se tiene para hacer esta afirmación. ¿Acaso no fue él quien los desmovilizó y los extraditó? ¿Cuál de los cabecillas ha dicho algo en su contra? Este mismo argumento va acompañado de que los “Uribistas” repetimos lo que dicen los medios de comunicación. Me pregunto ¿no son los medios precisamente los encargados de informar y difundir, en mayor medida, las afirmaciones de sus detractores que no tienen más de que acusarlo y la salida más fácil es decir que es “Paramilitar”?

Unos de mis amigos, el más cercano que tengo, dijo que Uribe es o era un dictador. Me mordía los labios y fruncía lo que ya sabemos para no responder a semejante afirmación, a mi modo de ver errada. ¿Dictador un hombre brillante que entregó el poder a los ocho años? Argumento vino y se fue, mi amigo (abogado) dijo que en Teoría Constitucional les enseñan qué es un dictador y las características que estos tienen y que Uribe cumple una buena cantidad de ellas. No haré el ejercicio de buscar las características de los dictadores según el Derecho, pues no necesito conocerlas para identificarlos.

No me voy muy lejos, cruzo la frontera y llego a Venezuela, un país al borde del colapso y que solo se mantiene por su alta producción de petróleo. Chávez sí que es un dictador, lleva doce años en el poder, aspira a continuar, modificó la constitución a su conveniencia y seguro que si el cáncer no se lo lleva antes de las elecciones hará alguna maniobra para no perder. Uribe fue reelegido gracias a un proyecto de ley aprobado por el Congreso de la República y declarado exequible por la Corte Constitucional (la misma que cuatro años después dijo que no era posible otra reelección) ¿Un dictador acepta dejar el poder voluntariamente? Muéstrenme uno. ¿O será que le pregunto (por citar casos recientes) a Gadafi, Hussein, Mubarak o Castro? Ah, los dos primeros muertos, el tercero a punto de ser condenado a la horca y el cuarto aferrado a la vida pero acabado desde hace algunos años.

También se dijo que el primer problema de Uribe era pensar que Colombia se iba a mejorar si acababa con la guerrilla. ¿Acaso, el combate frontal al terrorismo no abrió los ojos del mundo, no generó confianza inversionista, no generó crecimiento de la economía a niveles nunca antes vistos? ¿Acaso la cifra de desempleo en un digito actual no es una consecuencia de una buena política de los años anteriores? ¿O piensan que Santos logró solito en poco más de un año llegar a ese nivel de desempleo?

Desde que Uribe dejó el poder, me he dado cuenta de que cuando se habla de política todos los caminos conducen a él. No peleo ni trato mal a nadie que se declara “anti-uribista” y por lo general me la llevo bien con ellos. Mi compañero de oficina es detractor, mi amigo (el abogado de arriba), su esposa y algunos otros, pero eso no me impide respetar sus posiciones y compartir con ellos, así funciona la democracia y no sé qué dirá la Teoría Constitucional de este concepto, pero si me puedo sentar a hablar sin miedo con alguien que no piensa igual a mí, si no nos enojamos porque nuestras posiciones sean diferentes, eso para mí es democracia y en Colombia se consolidó gracias a un gobierno magistral de Álvaro Uribe Vélez a quien ya la historia del país sin terminar de escribirse lo ha incluido como el mejor presidente que hemos tenido y seguro que por muchos años ocupará ese lugar.

El tema será de nunca acabar, sobre todo por la participación permanente de Uribe en la política del país. Algunos pensaban que entregaría la Presidencia y se retiraría a vivir de la pensión (quizás la más merecida de los ex presidentes recientes), pero no fue así y quienes lo admiramos y le reconocemos todo lo que hizo, se lo agradecemos. Un hombre que ha dedicado su vida a trabajar por el país no puede simplemente retirarse indiferente a esperar cada mes un cheque, tal como lo hicieron Pastrana y Samper quienes (por citar solo dos casos), en resumen, fueron malos presidentes y se dieron cuenta de lo que significa ser un ex presidente cuando Uribe se los mostró.

Para terminar solo quiero decir que gracias a Uribe aprendí a querer más mi país, aprendí a dejar de ser indolente con lo que pasa en él, aprendí a entenderlo. Gracias a Uribe me gusta la política, quiero entenderla cada día más. A Uribe lo admiro, lo defiendo, lo sigo y le creo pues la pasión que le veo cuando defiende sus tesis no se la he visto a ningún otro político en Colombia, esa es la gran diferencia que tiene con el resto y por eso la historia se escribe día a día con sus palabras.

miércoles, 4 de enero de 2012

El riesgo hermoso de lo incierto (en la mitad de las palabras)


En muchas de nuestras conversaciones “yo pregunto y tu respondes” (casi nunca), la duda recurrente fue ¿qué quieres? Muchos años después (no frente al pelotón de fusilamiento, aunque casi) me doy cuenta de que la respuesta nunca llegó. Siempre te saliste por la tangente, cambiaste el tema o me sedujiste para que termináramos haciendo el amor, con lo cual se me quitaban las ganas de cuestionarte. Leí y releí tus cartas buscando una señal, un indicio que me iluminara sobre tus intenciones reales, pero no encontré nada. Tienes esa capacidad magistral de disfrazar las palabras, de esconderlas en los lugares más recónditos y siempre lograste que entendiera lo que querías. Ante la confusión que me generaste traté de buscar una salida fácil a nuestra historia, pero fue imposible dejarte. Cada vez que me decidía te reinventabas y me sorprendías; una notica en el baño, una foto con el rotulo “solo para tus ojos” (a lo James Bond), una llamada misteriosa o la mejor noche de sexo que un ser humano pudiera tener. Cada día recuerdo en mi corazón los instantes que hemos vivido, lo que me produces al verte, el sabor de tus besos, tus miradas coquetas y llego a la conclusión de que no me importa la respuesta, lo único que me importa es que existas para que viva la posibilidad de preguntarte sabiendo que muere la posibilidad de que respondas, pero sobre todo, para tener la certeza de no saber qué hacer y así, lo haga todo…por ti.

lunes, 2 de enero de 2012

Desbalance 2011

Se acabó 2011 y empieza la costumbre del ser humano de hacer balances, de evaluar lo que se hizo y lo que faltó o mejor dicho de “llorar sobre la leche derramada”. El año que termina es el primero en el que escribí, al comenzar, mis propósitos y lo hice en el bloc de notas del celular. La verdad, pocas veces leí lo escrito. Hace unos días revisando algunas otras cosas que había allí, los encontré y de nueve, solo cumplí cuatro (44.4%) y uno de ellos a medias.
Mi primer propósito fue dejar de comerme las uñas, este fue el que cumplí a medias. Empecé juicioso, me las dejé crecer y hasta me las arreglaba. Pero a mitad de año recaí. Si hiciera parte de un grupo de “Come uñas anónimos” tendría que asistir a una sesión y decir “me llamo Diego y soy come uñas, pero duré 180 días sobrio”. Digo que lo cumplí a medias porque ya no me las como, me las arranco. Si este fuera propósito para 2012 diría que voy bien, hoy es 2 de enero y llevo todo el año sobrio.
Otro propósito cumplido fue destacarme en la maestría que actualmente curso. Ya terminé las materias y mi promedio de los tres semestres es superior a 4.3. Para mí es un gran logro, pues estudiar no ha sido una de mis pasiones, en el colegio me conformaba con un seis y en el pregrado poco me importó sacar notas altas, lo importante era ganar las materias.
Bajar de peso, fue otro de mis propósitos cumplidos. La verdad no sé cómo cumplí con esto, pues mi forma de comer aumentó considerablemente al igual que el tamaño de mi estómago. Si alguno de los que me conoce lee esto (no lo creo) dirá que estoy mintiendo. La única que lo creerá seguramente sea mi abuela (no lo leerá), que cada vez que la visito me dice que estoy flaco y me sirve comida en una cantidad que alimentaría a 10 personas.
Ser muy feliz con mi hija Mariana es el cuarto propósito cumplido y el más importante. Este año fue maravilloso, siento que he crecido como padre, que la entiendo más, que he aprendido aquello de la crianza con ideas y sin tanta represión. Además, Mariana me llenó de alegrías, a mitad del año ya había cumplido con los objetivos de su curso (pre jardín) así que empezó a practicar la lectura y la escritura y en tres meses ya las dominaba. Una niña disciplinada y llena de valores, eso la tiene opcionada a una beca en el colegio ¿qué más puede pedir un padre?
No cambié de carro, no viajé, no ahorré, no leí, son algunos de los propósitos incumplidos y ahora que los leo siento que no tienen ninguna importancia. No creo que mi vida fuera diferente de haberlos conseguido, por eso este año 2012 lo viviré sin propósitos escritos. Cada logro será bienvenido y se habrá cumplido porque trabajé para hacerlo, no porque lo tenía escrito.