miércoles, 8 de junio de 2011

Silencio triste (en 50 palabras)

Y llegó sin pronunciar una sola palabra, sin levantar la cabeza para mirarlo. Descargó lo que traía y se acostó a dormir, como si nada hubiera pasado. En la sala, mirando la televisión y escondiendo su tristeza, él pensaba que era mejor así, no quería escuchar una sola mentira más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita