martes, 28 de junio de 2011

Locura (en 500 caracteres)

Por cuarta vez, hizo el trabajo que no era. El profesor le dijo con tono de burla: pedí un ensayo no una relatoría. Carlos levantó lentamente su cabeza y todos lograron ver como las lagrimas salían de sus ojos y bajaban por su rostro. Intentó decir: lo siento, pero las risas de sus compañeros ahogaron sus palabras. No volvió a clase. Ahora vive en el Hospital Mental de la ciudad y su única compañera es la camisa de fuerza. Los médicos dicen que solo repite cuatro palabras: debí hacer un ensayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita