domingo, 22 de mayo de 2011

Enseñanzas (en 500 caracteres)

Un día cualquiera le escribió una nota que decía: te felicito porque en estos años fuiste mi maestra. Me enseñaste a amar pero sobretodo a odiar(te), me enseñaste a perdonar, aunque nunca lo aplicaste y mis errores fueron el desayuno todos los días. Me enseñaste el buen sexo, aunque nunca pude disfrutarlo contigo. Sin embargo se te olvido enseñarme a vivir en soledad, porque no he podido superar que te hayas ido. Espero que desde el cielo me ayudes a lograrlo, pues este infierno es insoportable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita