sábado, 23 de abril de 2011

Sorpresa (en 500 caracteres)

Ese 31 de diciembre lo pasó con un arma en la cabeza. Su esposo, un militar retirado y que había sufrido un ataque de los terroristas que dominaban el país, empezó a amenazarla con disparar si no le confesaba la verdad. No había nada que confesar, pero ella tenía claro que el estrés del ataque, la pérdida de sus dos piernas y los tragos, lo hacían comportarse así. A las 12, la algarabía habitual del fin de año evitó que se oyeran los dos disparos. Ahora ella vive feliz, aún no se explica por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita