lunes, 11 de abril de 2011

Obsesión (en 500 caracteres)

Dedicó su vida a trabajar, incluso hasta la madrugada. Poco veía a su esposa y a su hija. Su interés era acumular mucho dinero y poder; y así lo hizo, tanto que era reconocido en la ciudad como el más poderoso. Una noche llegó a casa y no encontró a nadie. La nota en la mesa le decía: adiós. Desde ese momento poco importó el dinero en el banco. Una vecina dijo haber escuchado un disparo, pero no le pareció raro en una ciudad tan violenta. Lo encontraron 2 días después, la nota seguía en su mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita