martes, 5 de abril de 2011

Gol (en 500 caracteres)

El día del partido, Sebastián pensó en todo menos en el juego. Sabía que, sin importar el resultado, a la salida del estadio pelearía. Siempre lo dijo,”lo mío es la pelea a mano limpia”. El árbitro finalizó el partido, los equipos se fueron a sus camerinos y Sebastián corrió al punto de encuentro. Con los puños apretados y con ansias, esperaba la pelea. Lo que no pensó, es que a los del otro combo ya no les llamaba la atención irse a los puños. Al funeral de Sebastián, no asistieron sus amigos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita