martes, 22 de marzo de 2011

Y hoy es el día de...

No sé, ni me interesa saber cuántas celebraciones de “días de algo” existen. Me acuerdo solo de las que me interesan, día de la madre, del padre, del niño, de las brujas (pero no mi esposa), cumpleaños y eso que no de todos (para eso existe Facebook, quien no aparece en mi muro a la derecha cumpliendo años, se pierde mis felicitaciones), navidad y año nuevo, pare de contar.
De ahí para abajo la mayoría de celebraciones son simbólicas, día del trabajo, de la mujer, del hombre (nadie sabe cuando cae ese día), día de todas las profesiones habidas y por haber (siempre había querido escribir eso),  día de todos los santos, día de la tierra, del medio ambiente (seguramente tratando de encontrar el otro medio),  día del agua, de la secretaria, del amor y la amistad (estos dos últimos días reactivan la economía de los moteles y de los floricultores) y día del día en que se celebró el día.
No sé, ni me interesa saber quién o quiénes inventaron todas estas celebraciones, solo sé que la gran mayoría, por no decir todas, pasan desapercibidas, no sirven de nada.
Hoy, que escribo esto, se celebra el día del agua y me pregunto ¿de qué servirá?, si mañana a esta hora a la gran mayoría se les habrá olvidado, porque seguramente mañana se celebrará el día de la canilla o del plomero.
No soy ambientalista ni quiero serlo, es más, debo confesar que aun no tomo conciencia al 100% del uso racional que debo darle al agua pensando en que las generaciones futuras (solo si el mundo no se acaba en 2012 como andan diciendo por ahí) disfruten, como lo hacemos nosotros, de este preciado liquido.
Pero, y por eso escribo esto hoy, a partir de este momento seré mesurado con el agua, sin llegar al extremo de bañarme siempre acompañado o bajar el sanitario solo una vez al día, pero si procuraré no desperdiciarla.
Creo que el verdadero sentido de los días en que se celebra algo, es lograr que alguien se concientice, pero ese alguien no puede esperar a que le toquen la puerta y le cuenten una historia de sequia, muerte y desolación por la falta de agua o de la guerra de los mundos en la cual ganará el que posea la mayor cantidad. Todo empieza en nuestro interior, si lo quieres hacer hazlo y hazlo bien.
De este modo, celebrar un día de lo que sea, sirve si al menos alguien se apropia del mensaje.
En conclusión, en el día de la madre, del padre y los cumpleaños se dan regalos al igual que en navidad. El día de año nuevo se dan abrazos y buenos deseos. En el día de la mujer se dan rosas y chocolates. En el día del agua y la tierra se dan ideas para conservar el planeta, pero quién diablos me dice ¿qué se dan el día de la secretaria?
Si alguien sabe, le agradezco me actualice. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita