martes, 15 de marzo de 2011

¿Qué tan poderosos son los sueños?

No creo en la interpretación onírica, que si sueñas con muerte es que hay un matrimonio cerca y viceversa, que si sueñas con que se te caen los dientes es porque tienes miedo a hacer el ridículo, si estás cayendo es porque eres inseguro y así sucesivamente con cualquier situación acontecida en las horas que pasamos en los brazos de Morfeo.

Recuerdo que en casa de mi abuela tenían el famoso “Diccionario de los sueños” y era común que la hora del desayuno se prestara para comentar lo que cada uno había soñado, diccionario en mano por supuesto. El problema era cuando el significado de lo que habías soñado era negativo, salías a estudiar o a trabajar y la interpretación te perseguía todo el día.

No me convence mucho escribir sobre este tema, pero me veo obligado a hacerlo, pues estoy impactado con lo que he soñado anoche. Poco a poco voy olvidando los detalles, pero recuerdo que me enteré de que dos aviones en los que iban familiares míos se accidentaron y todos murieron. El dolor se apoderó de mí y de manera mágica, como en todos los sueños, me encontraba en el funeral, al que asistieron miles de personas que no conocía (seguramente y como en muchos funerales van por el consomé).

Empecé a llorar a cantaros al ver los cuerpos de mis familiares. Supongo que esta es la reacción normal del ser humano que pierde a alguien cercano (digo supongo, pues afortunadamente aun no pierdo a ningún familiar cercano).

Lo que me tiene impactado es que desperté llorando, regresé a la realidad con mis ojos bañados en lagrimas, la almohada empapada y mi cuerpo con una profunda sensación de vacío y dolor.

Obviamente no buscaré qué significa este sueño, pues como lo dije, no creo en estas interpretaciones. Solo espero que si algún experto/a en sueños lee esto, me envíe el significado, solo si y solo si, me traerá felicidad y mucho tiempo para compartir con mi hija Mariana. De lo contrario, absténgase de hacer cualquier comentario al respecto.

No insista. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita