miércoles, 30 de marzo de 2011

Me perdonarán el lenguaje

Maldita indignación tengo después de haber visto como un hijo de puta delincuente asesina por accidente a su cómplice en un robo y luego la emprende contra un vendedor que solo quería cubrirse y que no le pasara nada. Este desgraciado le propina al menos cuatro disparos a quema ropa.

No hay ningún derecho, solo se me ocurre describir a este malparido como la peor calaña de ser humano que pueda existir. No merece nada en su vida.

Siempre he creído en las segundas oportunidades para cualquier persona, pero este maldito no merece nada. Si mató a su compañero por error, por qué no se fue, por qué acaba con la vida de un humilde cajero y solo por robarse unos cuantos pesos.

Me duele que algunos seres humanos tengan tan poco valor por los otros, ¿quién les ha dado el derecho a estos asesinos a quitarle la vida a otra persona?

Rabia, dolor, deseo de venganza, eso siento y no conozco a los muertos, pero me rehúso a permitir que se me convierta en algo normal ver como unos pocos asesinan, roban, estafan, ponen bombas y escogen el camino fácil para conseguir dinero, a costa de muchos que escogimos la legalidad como nuestra única forma de vida.

No hay derecho, de verdad que no entiendo qué puede pasar por la mente de un desadaptado como estos. Veo a mi hija y a mi esposa sentadas en la sala mientras escribo y procuro evitar que se me salgan las lagrimas. En esta ocasión fue un cajero en Bogotá, hace poco unos ancianos, la semana pasada un joven artista en Medellín y existe un ejemplo para cada ciudad y solo se me ocurre una pregunta ¿y mañana quién será? Puedo ser yo o cualquiera que ahora lee esto o un familiar y desafortunadamente quien sea, será solo uno más en la estadística.

¿En qué momento estos delincuentes empezaron a creer que son los dueños de la vida? ¿Un arma les permite tocar el cielo y decidir quién muere? ¿Cuándo empezó a valer tan poco la vida de los seres humanos?

Le pido a Dios que atrapen a este asesino y le caiga todo el peso de la ley. La cadena perpetua en Colombia no debe ser solo para violadores, aunque es totalmente necesaria sobre todo si sus víctimas son niños, también deben existir penas ejemplares para los asesinos, para los que creen que pueden matar y que su pena, si acaso lo agarran, no será muy alta. En Colombia la justicia debe acabar los beneficios por buen comportamiento, pues todo delincuente se vuelve un ángel cuando está en la cárcel, ¿se acuerdan de Garavito en la entrevista de Pirry? Si no empezamos ya a demostrarle a la delincuencia que el delito realmente NO paga, nunca podremos evolucionar hacia una sociedad en paz y en donde prime el derecho a la vida.

Tengo un inmenso dolor, que a pesar de ser ajeno, es el dolor de todos los colombianos de bien y que aspiramos a vivir en un mejor país.

Pido disculpas por el lenguaje utilizado, pero en este instante son las palabras que me dicta el corazón.

No más por favor!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Sígueme en Twitter @DiegoMorita